Pierina Correa continúa sumando experiencia en su carrera deportiva

08 de octubre de 2011 00:00

La presidenta de Fedeguayas empezó practicando voleibol a los 12 años; luego de su retiro como profesional ha hecho ciclismo y patinaje en sus ratos libres, pero desde  2010 sumó otra pasión a su vida: el velerismo. Actualmente está compitiendo en  la Copa Galápagos.

Cuando la vela Fanny, de propiedad de Antonio Malca, se presentó en la rada de Salinas para su participación en la IX edición de este evento, los medios asediaron a la embarcación.

Los flashes de las cámaras  cegaron por unos segundos a los tripulantes del bote. La razón por la que la prensa estaba a la expectativa de esa nave es que Pierina Correa, la hermana del Presidente de la República, es una de las integrantes.

Este año, lo contrario al pasado, Pierina no fue como invitada al Fanny. Para recorrer las 713 millas náuticas desde Salinas hasta el Archipiélago, la presidenta de la Federación Deportiva del Guayas (FDG) ya cumplía una función dentro de la embarcación.

Luego de haber navegado 72 horas hasta llegar a Puerto Ayora, en la isla Santa Cruz, Pierina pudo expresar lo que sintió durante la travesía más larga que tiene la Copa.

“Ha sido una experiencia maravillosa, siendo yo la única mujer en el Fanny. El compañerismo fue lo que primó durante el largo trayecto de la segunda regata”, manifestó la titular del deporte guayasense sobre lo que fue su primera experiencia en el mar.

Cuando comenzaron a dispersarse las embarcaciones a 10 millas de Salinas, Pierina dijo haber sentido que lo más difícil estaba por llegar.

“El viento, el mar y, por supuesto, el frío, fueron factores en contra que tuvimos que superar. Todos dormíamos en la borda, solo los timoneles descansaban en el camarote. Yo tenía mi sleeping bag y eso era suficiente”, señaló la también directora de la revista En Contexto.

Un chaleco salvavidas y un par de medias tampoco podían faltar para la comodidad de Pierina, quien  confesó que el primer día se mareó y vomitó, pero que en adelante le fue bien y no volvió a sentirse mal.

“El cielo maravilloso en las noches, ir acompañado por los delfines y pasar ciertas áreas de lluvia es una gran experiencia    para disfrutarla. La verdad es que esto se lo recomiendo a quienes sientan las ganas de vivir una linda aventura”, expresó.

Ya en Puerto Ayora, Pierina se tomó un día libre, así como todas las demás embarcaciones, antes de partir hacia la tercera regata de la Copa (que arrancó el jueves).  En el restaurante donde fue la premiación, la titular de Fedeguayas bailó y distrajo un poco la mente, ya que la siguiente partida, hacia la isla Isabela, iba a ser bien temprano (05:00).

Sin embargo, la salida del jueves se retrasó por una leve llovizna que impidió que haya viento para izar  las velas y zarpar hacia su tercer destino, que comprende 47 millas hasta Puerto Villamil.

La partida, que estaba prevista para las 05:00, se dio a las 08:20. Luego de los estudios realizados de handicap, el comité de jueces de regatas resolvió los resultados de los tres primeros lugares en la tercera etapa de la competencia.

“Tivoli, en los 600 ORC; y Negra (ambos ecuatorianos), en 500; son los vencedores”, anunció Eduardo Vedani, antes de entregar la lista de premiación al director de la premiación en la playa de la isla Isabela.
El Tivoli, de Juan Santos, logró ubicarse entre los 10 primeros en arribar a Puerto Villamil y por ende mejoró su tiempo corregido para quedarse con la primera posición.

“Seguimos con buen viento y buena mar, espero que eso siga así hasta la cuarta y última regata”, declaró la noche del jueves el comodoro del Salinas Yacht Club, al momento de recibir la placa de reconocimiento.

En los 600 ORC, el segundo lugar fue para Lucía, una embarcación peruana que ha sorprendido a chilenos y ecuatorianos, ya que llegó “calladita” y se mantiene así,  ubicada en el cuarto puesto  en la general. La tercera casilla en esta categoría se la adjudicó  Matador 4, de Octavio Jarrín, quien es el viceprecidente del comité organizador de la Copa.

En tanto, en los 500 ORC, el vencedor de la tercera regata fue Negra, de Francisco Rizzo. Esta tripulación ecuatoriana superó en esta ocasión a una de las favoritas, Trafalgar, de Chile, que fue relegada al segundo puesto. En tercero se ubicó  Hawk, de Perú.

“Queda una última etapa y nosotros vamos a dar todo para sacar una ventaja abrumadora y tratar de ganar la edición”, comentó Javier Arribas, de la nave Hawk.

Se tenía previsto que la cuarta y última etapa del certamen  arrancara anoche (18:55) desde Puerto Villamil, en la isla Isabela, hasta Puerto Baquerizo Moreno, de la San Cristóbal.

Este trayecto comprende una distancia de 84 millas y dura aproximadamente de 10 a 12 horas, por lo que el arribo de las primeras embarcaciones estaría estimado entre las 07:00 y 08:00  de hoy.

Contenido externo patrocinado