Ferroviarios desempolva nostalgias y anhela pisar fuerte en la “A”

16 de junio de 2012 00:00

Los habitantes de Durán volvieron a escuchar el sonido del tren y no precisamente del que proviene de las máquinas de la estación “Ferrocarriles del Ecuador”, sino del equipo Ferroviarios, sensación en la serie “B” por ser el puntero absoluto.

El nacimiento de este club se dio el 26 de octubre de 1932, gracias a la gestión de algunos ciudadanos norteamericanos radicados en el país, quienes introdujeron la práctica del béisbol en Ecuador.

Ciertos peloteros se fueron destacando, tales como Thomas Redwood, Guillermo Layman, Marcos Navarrete, Luis Raffo y Severo Sandiford. Todos ellos se reunían en el predio de la antigua Escuela Militar de Aviación de Durán.

De manera paralela, el básquet también iba ganando fuerza. Los torneos que se realizaban generaban interés entre los jóvenes y ahí Ferroviarios escribió otro capítulo en su historial deportivo.

En sus filas estaban figuras consagradas como Pablo Sandiford y Humberto Ayala, que junto a otros jóvenes hicieron una campaña espectacular rompiendo -incluso- el dominio que tenía Liga Deportiva Estudiantil en 1942.

Los triunfos no solo tuvieron alcance nacional, sino también internacional. Una victoria frente a la selección de China; además de su participación en el I Campeonato Sudamericano de Clubes se registra en las memorias de Ferroviarios.

Luego de ese auge, con el pasar del tiempo, las ganas de seguir dando batalla, tanto en básquet como en béisbol, se fueron perdiendo y el club entró en el letargo deportivo.

En el resurgir, las disciplinas antes mencionadas no tuvieron mayor relevancia, y fue en los primeros años de 1950 cuando nació  el equipo de fútbol del Círculo Deportivo Ferroviarios de Durán.

El próximo miércoles se cumplirán 58 años de su primera participación en los torneos de primera de la Asociación de Fútbol del Guayas (Asoguayas). Fue ante Patria en el antiguo estadio Capwell. Y qué mejor que hacerlo recordando su triunfo de 4-3 con goles de los conocidos Carlos Garzón, Juan Vera, Víctor Lindor (de penal) y Víctor McGregor.

Por el conjunto “patriota” acortaron cifras José Merizalde, Jorge Izaguirre y Mario Saeteros. En aquel campeonato, del cual se coronó campeón Unión Deportiva Valdez, “Ferro” disputó 17 partidos, ganó 3; empató 2; convirtió 25 goles y recibió 49. Terminó último.

16-06-12-deportes-antonio-atochaEl onceno titular que normalmente jugaba era el que integraron: Martínez en el arco; Castro, Vélez, Clark y Castillo en la defensa; Donoso, Bodero, Lindor y McGregor en la mediacancha; Garzón y Vera en la delantera.

Además del Patria, Ferroviarios se impuso 1-0 al Everest y 4-3 al Panamá. En la rueda de revanchas igualó contra Everest y Barcelona, siendo este último empate uno de los más recordados de aquella época por la magnitud del rival.

Precisamente, ese compromiso fue el que más recuerdan los fanáticos de Ferroviarios. En una tarde espectacular del 23 de octubre de 1954, llegaron a igualarle a los “toreros”, que después serían los monarcas de aquel torneo.

En 1955, la campaña del cuadro duraneño no varió mucho, pues terminó octavo entre nueve clubes. Disputó 16 encuentros; ganó tres juegos, empató 4 y perdió 9.

Hizo 26 tantos y recibió 37. Lo destacable en esa temporada fue que aparecieron arponeros de la talla de Tomás Bodero (7 goles), Emilio Cevallos,  Víctor McGregor (5), y Juan Vera (3). Wong en la portería; Donoso, Castro, Villacís y Clark en la zaga; Andrioli, Baidal, McGregor, Cevallos en la media cancha; Bodero y Vera eran los titulares. También alternaron Víctor Lindor y Julio Camacho.

El 27 de julio, “Ferro” por poco consigue una victoria inédita sobre Barcelona. Iba ganando con tanto de Carlos Cevallos, pero no lograron soportar el embate “canario” y en los minutos finales le marcaron Sigifredo Chuchuca y Simón Cañarte.

En 1967 se registró el último torneo profesional de Asoguayas que disputó el club Ferroviarios. En aquella ocasión volvió a situarse en el último lugar producto de dos victorias, 2 empates y 8 derrotas; 6 goles a favor y 17 en contra.

Entre los resultados más destacados que consiguió el club, se registra un empate a cero contra Emelec. Antes había debutado con un triunfo ante Patria y en su posterior despedida venció 1-0 a 9 de octubre el 23 de agosto en el Capwell. Desde 1968 no se supo nada más del club deportivo, hubo estériles intentos de hacerlo volver al profesionalismo, pero por cuestiones económicas no se pudo concretar.

En 2011 se produjo el regreso de Ferroviarios a la palestra deportiva, cuando un grupo de empresarios encabezados por el alcalde de Durán, Dalton Narváez, tocaron puertas para financiar el equipo que el pueblo quería ver. La respuesta de la gente fue creciendo en cada partido que se disputaba en el viejo y legendario estadio Sandiford.

Para los hinchas nostálgicos, la llegada del fútbol profesional a esa localidad fue como un “regalo”. Algunos de ellos habían perdido las esperanzas de volver a ver a su equipo; sin embargo, Alberto Atocha Villacís es una de las personas que siempre esperó observar otra vez en acción a “Ferro”.

Actualmente, se desempeña como utilero del primer equipo, al cual llegó cuando tenía 17 años, después de haber tenido un paso fugaz por Barcelona. Su carrera como futbolista profesional terminó en Everest, cuando tenía 37.
“Vine muy chico. Llegamos 6 y nos quedamos 3. En esa época estuvieron Rodolfo Yerán, Óscar Poveda y Gabriel “Condorito” Romero”, expresó Atocha.

Mantiene buenos recuerdos de aquellos años. Contó que Ferroviarios tenía un gran equipo, “pero hubo cosas raras que impidieron el ascenso. Llegamos a pelear esa posibilidad con Everest, ahí jugaban los hermanos de Alberto Spencer. Nos hicieron disputar un partido con Patria a puerta cerrada, nos ganaron y esa ilusión se esfumó. En la actualidad ese tipo de cosas ya no suceden, todo es más peleado”.

Atocha aún recuerda como si fuera ayer el día en que llegó a Ferroviarios. Tiene lúcida la estampa de Tomás Egas, quien fue su primer entrenador. Luego se hizo cargo del plantel Jaime Carmelo Galarza.

El cuadro duraneño dio mucho que hablar en partidos no oficiales. Hubo uno que ganaron por la mínima diferencia a Emelec, luego intervinieron en los que organizaba Asoguayas y la suerte no fue buena.

Atocha sostiene que por las filas de Ferroviarios militaron buenos jugadores nacidos en Durán, y también conformaron el plantel futbolistas oriundos de Milagro, Palestina y Portoviejo. La mayoría se destacó y fue parte del seleccionado de la Agremiación de Futbolistas del Guayas. Ahí estuvo Atocha junto a Vicente Lecaro, Luciano Macías, Jorge Bolaños, Félix Reedwood, Anderson Hurtado, entre otros.

Al utilero, nacido en Guayaquil, le da mucho satisfacción que la afición de Durán se haya identificado con su equipo en tan poco tiempo. “Paladines jugaba en el estadio Sandiford y el entusiasmo comenzó con ese club, aunque no era lo mismo, porque no lo sentíamos nuestro. Ahora la gente está agradecida porque el fútbol profesional ha vuelto, solo esperamos la ampliación del escenario para que así la gente acuda en forma masiva a apoyar a Ferroviarios”.

Su jornada laboral empieza a las 06:00 con la organización de los balones, uniformes y zapatos de los jugadores. Cuando el entrenamiento termina les brinda -muy a la antigua- suero oral mezclado con jugo natural, para que se recuperen. “Es muchísimo mejor que las bebidas energizantes; los muchachos tienen una respuesta positiva dentro del campo de juego”.

Cabe señalar que por disposición de la comisión de estadios de FEF, el club no puede disputar sus compromisos en su propio estadio ya que se exige que tenga una capacidad mínima de 3.000 aficionados (ahora cuenta con cerca de 1.200). El titular del club, Dalton Narváez, inició la gestión para la ampliación y se espera que para la segunda fase Ferroviarios regrese a casa. Hoy el “Tren”, líder del torneo, recibe a Deportivo Azogues en Fertisa (13:00).

Contenido externo patrocinado