El hijo mimado de los “Rojos” debuta en casa

10 de agosto de 2011 00:00

El argentino Independiente, con el regreso del defensor Gabriel Milito, recibirá esta noche (19:50) al brasileño Inter de Porto Alegre, en duelo de ida por la Recopa Sudamericana, entre los campeones de la Copa Libertadores y la Sudamericana.

Los “Diablos Rojos”, monarcas de la Copa Sudamericana 2010, vienen de sufrir una inesperada derrota por penales (tras un 2-2 en tiempo regular) con el japonés Jubilo Iwata, en Shizuoka, en la definición de la Copa Suruga Bank.
A causa del viaje hasta Japón, Independiente postergó su presentación en el Torneo Apertura del fútbol local, en el que debía enfrentarse con el ascendido San Martín de San Juan.

La principal novedad en el equipo dirigido por Antonio Mohamed es la vuelta en la defensa del “Mariscal” Gabriel Milito, que debutará en el equipo de Avellaneda tras desvincularse del FC Barcelona español y tras una campaña de ocho temporadas en Europa.

“Mi objetivo, a esta altura de mi carrera, es jugar con continuidad, algo que en el Barcelona no iba a tener. Y ahí pesaron mis ganas de regresar, más allá de otras ofertas que tuve. Siempre dije que iba a volver, pero no quería venir de más grande para retirarme dejando una mala imagen”, dijo el central argentino de 30 años.

“La llegada de Milito le da un salto de calidad al plantel. Espero que nos pueda ayudar dentro de la cancha y también dentro del vestuario. Desde que llegó, habló mucho con el grupo y entusiasmó a la gente”, señaló Mohamed sobre el flamante refuerzo del “Rey de Copas”.

Milito, que también fue uno de los zagueros del seleccionado “albiceleste” en la reciente Copa América, también será el capitán de Independiente frente a Inter, según lo designó el DT Mohamed, que a su vez no contará con el habilidoso Patricio Rodríguez, lesionado.

Para Mohamed, será importante mejorar respecto del partido por la Copa Suruga, y en ese sentido anticipó: “Vamos a revertir la imagen que dejamos en Japón. El año pasado, cuando tuvimos que ganar, lo hicimos. Tenemos que ser inteligentes y cambiar la mentalidad para estas dos finales”.

En primera instancia, el “Turco” iba a afrontar el partido con tres defensores, pero luego optó por hacerlo con cuatro. “Cambié porque el rival trabaja con cuatro jugadores que llegan a posición de ataque, entonces para este partido pienso que es el dibujo correcto. La idea es no dejarlos manejar la pelota y que ellos tengan que preocuparse por recuperarla”, añadió.

Matías Defederico, que jugó en el Corinthians brasileño, dijo: “Conocemos muy bien a Inter y sabemos que es un rival difícil, muy fuerte, que tiene a (el argentino) Andrés D’Alessandro como figura. Pero nosotros necesitamos ganar”.

A diferencia de Independiente, que recién sale de la pretemporada, Inter ya viene con ritmo pleno de competencia y con varios partidos encima, en plena campaña en el torneo  Brasileirao, en el que marcha en el sexto puesto de la tabla luego de ganarle por 3-2 a Cruzeiro el fin de semana pasado.

Osmar Loss, el entrenador interino del club de Porto Alegre tras la salida de Paulo Roberto Falçao, no tendrá disponible para este partido al volante argentino Pablo Guiñazú, ni tampoco al mediocampista de la misma nacionalidad Mario Bolatti, por una lesión en un pie.

Loss abriga alguna esperanza para poder contar con ambos jugadores en este partido. “Espero poder contar con Bolatti. En cambio, lo de Guiñazú es más difícil, tiene alguna posibilidad, pero muy pequeña”, señaló el entrenador.

A su llegada a Buenos Aires, D’ Alessandro aseguró que el encuentro va a ser difícil. “Vamos a prepararnos para hacer un buen partido sabiendo que el segundo es en casa, donde tenemos más posibilidades. Tenemos buen ritmo de partidos en el torneo local”, manifestó.

El actual campeón del torneo es el ecuatoriano Liga de Quito, después de que derrotó en la final a Estudiantes de La Plata de Argentina por 2-1, en el partido de ida y empató sin goles en la vuelta.

El encuentro de esta noche se jugará en el estadio Libertadores de América y el desquite se disputará el 24 de agosto, en el estadio Beira Río, de Porto Alegre.

Contenido externo patrocinado