Ecuador, 27 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

En ocasiones, los mismos deportistas deben organizar sus peleas, como hizo Ytalo Perea hace poco

El box profesional necesita estructura e inversión

El ecuatoriano Erick Bone (izq.) durante el combate que perdió en 2013 ante el panameño Alberto Mosquera en el coliseo General Rumiñahui de Quito, por el título latinoamericano. Foto: Fernando Sandoval | El Telégrafo
El ecuatoriano Erick Bone (izq.) durante el combate que perdió en 2013 ante el panameño Alberto Mosquera en el coliseo General Rumiñahui de Quito, por el título latinoamericano. Foto: Fernando Sandoval | El Telégrafo
03 de mayo de 2014 - 00:00 - Redacción Fanático

La falta de una estructura administrativa a escala nacional, el abandono de patrocinadores y la ausencia  de carteleras continuas, son algunas de las causas que han provocado que el boxeo profesional ecuatoriano haya caído en un letargo de 19 años. A esa conclusión han llegado quienes están involucrados en la práctica de esta disciplina.

Aunque en Ecuador existe la Comisión Nacional de Box Profesional, presidida por Pedro Bedón, carece de presencia institucional en las provincias; en su lugar existen clubes especializados, grupos especiales (jueces, exdirigentes) y empresarios, quienes han sido los encargados de dirigir la actividad en los últimos años.                

Esa realidad contrasta con lo que sucede en el box amateur, donde  una Federación Nacional y asociaciones provinciales cuentan con un apoyo administrativo y económico sostenido. El ente nacional tiene un presupuesto anual de $ 169.892. Así consta en el Plan Operativo 2014 de esa cartera de Estado.    

México es un claro ejemplo de una estructura boxística profesional bien administrada. Los resultados avalan esa gestión: históricamente han alcanzado 199 campeonatos mundiales en las diferentes divisiones. La institución encargada de esta actividad en ese país es la Federación de Comisiones de Box Profesional, que tiene presencia en 85 ciudades del país ‘azteca’.  

La ausencia de empresarios que inviertan en la organización de carteleras boxísticas ha impulsado a que los mismos púgiles organicen sus peleas, encargándose de detalles y gestiones para las que no están preparados.  

En la última programación realizada en Guayaquil, el pasado sábado 24 de abril, fue el mismo Ytalo Perea quien organizó su combate. El resultado fue que solo 200 personas llegaron al coliseo Abel Jiménez Parra para presenciar una cartelera con 8 peleas amateurs y 2 profesionales.

La caída del box profesional ecuatoriano mostró otro síntoma durante esa programación. Perea no encontró un rival de su peso y tuvo que pelear contra Oswaldo Sánchez, uno de los entrenadores de la Asociación Provincial de Box del Guayas, que mostró un mal estado de forma y no pudo sostener el ritmo más allá del segundo round. Perea no tuvo un adversario de su nivel y eso, en box, atenta contra el espectáculo. Sánchez regresaba a los cuadriláteros luego de 10 años de ausencia, tal como lo registró la página de récords de boxeo (www.boxrec.com).   

Según la Comisión Nacional de Box Profesional, 40 púgiles constan en sus registros a escala nacional, pero sus carreras deportivas miran hacia los Estados Unidos. Perea decidió radicarse y pelear en ese país desde 2012. Hasta el momento ha disputado 6 combates, de los cuales ha perdido tan solo 1, los 5 los ganó por K.O.

El manabita Erick Bone sintió que sus 8 triunfos por nocaut en 14 peleas eran el aval suficiente para salir del país. Después de su última presentación, el 29 de noviembre de 2013 contra el mexicano Aaron Domínguez, Bone viajó también a Norteamérica. Ahora vive en Queens, Nueva York, donde el 10 de abril pasado venció por  K.O. en el quinto asalto a Francisco Figueroa (EE.UU.).   

Marlon Aguas ha decidido empezar a alimentar su sueño de ser campeón mundial y el 17 de mayo peleará en México. El rival aún no se confirma, pero este será su primer combate internacional como boxeador profesional. Su intención también es pelear en Estados Unidos.  

Según Santos Vásquez, presidente de la Asociación de Box del Guayas,  el camino que deben recorrer los púgiles en el profesionalismo es ‘sacrificado’, por esa razón hay quienes prefieren quedarse como amateurs.

Los patrocinadores han abandonado al box

Ytalo Perea llegó al Coliseo Abel Jiménez Parra de Guayaquil para disputar el combate estelar de la noche. El que solo 200 personas hayan acudido al coliseo, es muestra del poco interés que despertó la jornada boxística. Aunque la promoción de la cartelera tuvo espacio en varios medios de comunicación de la ciudad, finalmente la acogida no fue la que se esperaba.

“No hay ayuda de la empresa privada y faltan promotores. En Ecuador el fútbol ha hecho que la gente se aparte de otros deportes, como es el box”, destacó Perea, que prepara una nueva pelea para julio.

Según el boxeador, se necesitan unos $ 30 mil para armar una cartelera boxística. Los gastos principales son el alquiler del local, el pago a los boxeadores y a las personas del staff. Pero sin un empresario o compañía que invierta, es difícil que se realicen estas programaciones de forma permanente.

Fernando López, periodista ecuatoriano especializado en box, coincide con Perea. Cree que el poco interés que despertó la cartelera del fin de semana pasado en el Abel Jiménez Parra se debe a la falta de empresarios serios que sepan manejar a los boxeadores.  

Un empresario es quien se encarga de todos los detalles logísticos del evento, consigue contrincantes de calidad que provoquen el interés del público y deslinda de toda responsabilidad organizativa al boxeador, que solo deberá concentrarse en su entrenamiento.  

“Cuando son empresarios desconocidos y sin experiencia, ponen en riesgo a los deportistas. Programan peleas sin interés. Se necesitan empresarios serios que influyan de manera positiva en el boxeador”, puntualizó López.  

La calidad del contrincante es fundamental para que la pelea sea atractiva. Erick Bone lo sabe bien, 7.000 personas estuvieron el 7 de agosto de 2013 en el coliseo General Rumiñahui de Quito cuando le ganó el título latinoamericano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al colombiano Francisco Fuentes. Tres meses después, cuando defendió ese título ante el mexicano Aaron Domínguez en el Julio César Hidalgo, la asistencia en las gradas no superó los 500 aficionados.      

Las carteleras deben ser continuas

Marco Aguirre, exempresario de box profesional, asegura que no existe apoyo de la empresa privada porque  éstas consideran un mal negocio invertir en una programación “mal organizada y de baja calidad”.

Una de las tareas urgentes para recuperar el apoyo de la empresa privada y del público, según Aguirre, es mantener una continuidad en el desarrollo de las carteleras de boxeo profesional,  para así “acostumbrar al público”.

“Estuvimos cerca de ganar un título mundial. Pero en este momento los boxeadores que tienen calidad y técnica, no están en actividad permanente por la falta de carteleras”, aseguró.  

El letargo del pugilato nacional empezó en 1994   

La última vez que un boxeador ecuatoriano disputó una pelea por el título mundial en el país, fue el 17 de diciembre de 1994. En esa ocasión Segundo Mercado se enfrentó al estadounidense Bernard Hopkins. Desde entonces, ningún boxeador nacional repitió una pelea de esa magnitud en Ecuador. Cabe recalcar que César Singo obtuvo el campeonato mundial de la categoría súper pluma, en 2001, sin embargo fue bajo una organización desconocida por muchos, la Unión Boxística Internacional (IBU).       

La pelea de Mercado costó un millón de dólares, de los cuales el Gobierno Nacional de ese entonces había ofrecido el aporte de $ 600 mil. La programación, que en lo deportivo dejó un amargo y polémico empate, también dejó una mala imagen para la organización de carteleras en Ecuador.

La empresa internacional que organizó el combate y que estaba presidida por Don King, exigió el pago de sus honorarios, la parte del Estado nunca fue cancelada y por eso el mismo Mercado pasó a formar parte del staff de boxeadores de Don King para cubrir parte de la deuda.

DATOS

Perea y Sánchez fueron los protagonistas de la última cartelera boxística que se realizó en Guayaquil. Al coliseo Abel Jiménez Parra acudieron 200 personas.

Erick Bone disputó 6 peleas durante 2013 en Quito. La última solo contó con la presencia de 500 espectadores.

La próxima cartelera se realizará en julio y será otra vez el mismo boxeador quien la organizará.

Un boxeador para que pase al profesionalismo, debería tener más de 20 peleas y haber participado de un campeonato nacional de box.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media