Ecuador, 28 de Septiembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

El “Superchinto” ahora forma nuevos “Tarzanes”

El “Superchinto” ahora forma nuevos “Tarzanes”
01 de mayo de 2011 - 00:00

Relajado, con su clásica melena al viento, con unos cuantos kilos más de peso, pero con el buen ánimo  de siempre, asume sus nuevas funciones en el complejo de Tumbaco. El puesto del “Superchinto”, Jacinto Espinoza, ya no está bajo los tres palos, pero no se alejó mucho de ellos.

Desde hace 6 meses es el formador de los guardavallas de El Nacional; es quien prueba los reflejos de los nuevos “Tarzanes”. Está tranquilo en su rol momentáneo y lo disfruta con la misma intensidad como cuando atajó para Liga de Quito y Emelec, cuadros con los que consiguió títulos nacionales, cuatro con los “albos” y uno con los azules.

“El olor a césped y estar con los pelados es algo único. Ellos te inyectan vitalidad”, comenta, “y yo trato de trasladarles lo poco o mucho que aprendí en mi época de jugador”.

1-5-2011-deportes-superchinto-desea-ser-tecnicoReconoce que para su actual función no se preparó. “Estoy aquí por casualidad, porque me dieron una oportunidad en este club, pero mi objetivo es comandar técnicamente un equipo. Para eso me encuentro capacitado”, sentencia el arquero nativo de Bahía de Caráquez, que aguarda sin desespero una oportunidad para dirigir en el balompié ecuatoriano.

“Hay que ir de a poco. Voy a estar entre los 10 mejores técnicos en el país, eso lo aseguro”. Sus aspiraciones se elevan, pero sus pies están firmes en el gramado. No pierde la concentración en el trabajo con los “criollos”, pese a que el césped de la cancha está maltrecho por las lluvias.

Más de 15 chicos, desde los 12 años, están bajo su tutela. No reniegan de la exigencia con la que trabaja el “Chinto”. Aunque las gotas de sudor rueden incesantes por sus mejillas y el lodo se impregne en sus guantes e indumentaria, aceptan atajar un disparo más. “Dale, vuela, lo haces bien, otra vez”, lanza el preparador,  mientras los compara con goleros de renombre internacional como el mexicano Guillermo “Memo” Ochoa.

“Ahí va ‘Memito’, véanlo como ataja, qué belleza, eso es mijo”, grita el golero, que defendió a la Tricolor en dos  procesos eliminatorios y la misma cantidad de copas América, pero que le faltó graduarse en un mundial.

“Lastimosamente para mí en ese instante hubo arqueros que estuvieron mejor preparados y lo hicieron bien”. Eso  ya es pasado, en el presente aporta con dos hombres a los procesos  formativos de la “Mini-Tri”. Darwin Cuero fue seleccionado para la Sub 17 y Freddy Carcelén para la 20. “Ambos son muy buenos prospectos, que con trabajo están cumpliendo grandes actuaciones. También hay otro  que sobresale como el de la reserva, Rodrigo Perea. Fácil tenemos dos muy buenos arqueros en cada categoría y eso me deja muy tranquilo”.

La mayoría de esos chiquillos que hoy prepara no vivieron las actuaciones de Espinoza en el torneo nacional. Solo lo observaron a través de vídeos, sin embargo reconocen su trayectoria y por eso lo  respetan. “Es un profesor muy exigente, pero también muy humano, que te enseña no solo secretos bajo el arco, sino cosas que te sirven para la vida”, apunta Cuero.

Por su personalidad, Jacinto incluso atrajo elementos de otra institución. “Aquí tengo a Darwin Chorrón, del Deportivo Quito, que pidió trabajar conmigo, yo feliz y mientras no me digan nada acá, entonces no hay problema”.

“Superchinto”, como José Francisco Cevallos y Giovanny Ibarra, perteneció a la línea de arqueros que salió de la escuela del brasileño “Manga” (Airton Correia de Arruda), caracterizada por la deficiencia en la salida, pero con quien aprendieron otras cualidades. “Eso es algo que no nos enseñó “Manguita” cuando nos formó. Por nuestra cuenta tratamos de remediarlo, pero en mi caso no lo logré”. Ese es uno de los puntos que trata de fortalecer en sus pupilos.

“Si ustedes  observan a estos chicos, notarán sus buenas condiciones. Saben salir y hablar. Nuestro objetivo es que lleguen a  primera división con   mínimos errores”.

Hasta el año anterior, el “Tarzán” voló bajo los tres palos. Una lesión  en su rodilla izquierda le obligó a dejar el arco por completo. Su último club fue la Universidad Técnica del Cotopaxi (UTC) de la primera “B”.

1-5-2011-deportes-superchinto-ensena-a-volarEn su  trabajo diario lo que más disfruta es la cercanía del complejo de Tumbaco con el colegio Sauce, donde estudia su  hijo Jean Luca, de 12 años, que fiel a la tradición del padre es arquero. “Acá no estoy por dinero, lo hago sobre todo porque puedo compartir con mi hijo el momento del almuerzo”.

“Me levanto con él y juntos retornamos a casa. Eso es algo que no tiene precio”. Thalía y María José completan los tres herederos de Jacinto, quien a sus 41 años aún recuerda que en sus inicios los entrenadores le dijeron que escoja otra profesión.  “No vales para esto, retírate”, fueron  palabras que marcaron su carrera. “Me dolieron, pero me hicieron fuerte, yo sabía que tenía condiciones y lo demostré”.

Esa misma fortaleza es la que pretende inculcarles a sus pupilos. Prefiero que ellos sean excelentes seres humanos por sobre la calidad de profesional. “Ser buena persona siempre te dará un plus. Por eso les digo que idolatren a sus propios padres, que son los que se levantan muy temprano cada día por 300 ó 400 dólares al mes y se esfuerzan por darles lo mejor. Eso es algo que tiene que ser admirado”.

Contenido externo patrocinado