Chelsea superó al Tottenham

30 de abril de 2011 - 15:57

El Chelsea superó su último examen (2-1) y se acercó algo más al liderato del Manchester tras remontar la temprana ventaja conseguida por el brasileño Sandro para el Tottenham con dos goles polémicos que, seguro, darán que hablar al término de esta trigésimo quinta jornada.

Igual que en la vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Real Madrid en White Hart Lane, al portero del Tottenham, el también brasileño Heurelho Gomes, se le escapó de las manos el balón, esta vez tras un disparo de Lampard, y la acción terminó en gol para el Chelsea en el minuto 45, un tanto con el que el equipo londinense alcanzó el empate.

La duda es si el balón llegó a cruzar la línea de meta cuando Gomes se arrastró, literalmente, por el suelo para alcanzarlo y retenerlo.

Ya igualado el marcador y con Fernando Torres en el campo, el conjunto de Carlo Ancelotti parecía desinflarse, mientras que el Tottenham trabajaba para asegurarse el acceso a la Liga de Campeones la próxima temporada.

No obstante, el cambio de Torres por Kalou y de Malouda por Anelka revitalizó el plantel local, que apuró hasta el minuto antes del final para ganar el encuentro tras una jugada a tres bandas, definida por Kalou al primer toque, que comenzó Anelka y continuó Drogba.

La afición de los Spurs protestó mucho el gol porque consideró que Kalou estaba en fuera de juego.

La afición del Chelsea celebró con entusiasmo una victoria que da a su equipo opciones de arrebatar el liderato al Manchester, que se medirá mañana al Arsenal en el Emirates.

Pocas horas antes, el Wigan había sufrido un empate del Everton que lo devolvió al terreno del descenso. El internacional colombiano Hugo Rodallega tocó el balón con el puño dentro del área y regaló de esa forma el 1-1 al equipo visitante, en el que el español Mikel Arteta falló un penalti.

Las manos de Rodallega amargaron a la afición local cuando sólo quedaban doce minutos para el final del partido.

Pese a la baja posesión de balón de los "Latics" en la primera parte, en la que estuvieron completamente expuestos a que el adversario condujera el ritmo del partido, los muchachos de Roberto Martínez habían conseguido por una vez ser efectivos en sus escasas llegadas a puerta.

En el minuto 21, NZogbia se deshizo de los centrales del Everton para alcanzar la portería contraria y adelantar en el marcador, ante la sorpresa de todos, a un Wigan extremadamente necesitado de puntos.

El jugador francés volvió a ser protagonista instantes después, ya que provocó un penalti que no aprovechó Arteta, al que el guardameta Ali Al Habsi adivinó sus intenciones. Salvada esa acción, NZogbia respiró, pero aún llegarían más suplicios para los de casa.

El francés abandonó el campo al principio del segundo tiempo y, en su lugar, saltó al césped Victor Moses, que cambió radicalmente el rumbo del encuentro.

Era exactamente el motor que necesitaba el Wigan para acelerar y no aletargarse ante la presión del Everton, que seguía trabajando en busca de la remontada para alcanzar al Liverpool y asegurarse en la tabla un puesto con acceso a competición europea.

Cuando mejor estaba el Wigan para, al menos, conservar el resultado, Rodallega marchitó involuntariamente las esperanzas de este equipo del norte de Inglaterra por mantenerse una campaña más en la Premier League.
El puño de Rodallega tocó el esférico y provocó un claro penalti que ejecutó Baines para darle el empate al Everton.

Ésta fue una de las seis citas ligueras con las que arrancó la jornada en Inglaterra, donde la población disfruta estos días de un fin de semana de puente con motivo de la Boda Real de ayer, viernes, y de la festividad del próximo lunes.

El Blackburn y el Stoke empataron sin goles en el estadio del primero, mientras que el Blackburn ganó al Bolton (1-0).

El Fulham venció al Sunderland (0-3) y el otro envite de la tarde se resolvió con un triunfo local del West Bromwich Albion frente al Aston Villa (2-1).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP