Ecuador, 01 de Marzo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Asamblea se interesa en la seguridad de los escenarios deportivos

Asamblea se interesa en la seguridad de los escenarios deportivos
10 de agosto de 2012 - 00:00

Profesionalizar la organización de los eventos deportivos, educar desde la infancia, instalar en las facultades de Comunicación una cátedra de fútbol y trabajar en la prevención, antes que en la represión, fueron las conclusiones obtenidas tras los dos foros de debate desarrollados bajo el eslogan: “Ninguna camiseta vale más que una vida”.

En el evento, realizado en la Asamblea, se abordaron los problemas de seguridad y de violencia que se registran en los escenarios deportivos de todo el país.

Cuatro fallecidos en los últimos cinco años revelan el grado de agresividad existente entre los aficionados que asisten a los encuentros futbolísticos del torneo local.

La justicia no ha podido castigar a ningún responsable de estos actos, a decir de las personas vinculadas al fútbol, por falta de una legislación. Sin embargo, el jurista y delegado de Liga de Quito en AFNA, Patricio Muñoz, señaló que el Código Penal sí incluye sanciones en esos casos. “Un asesinato es tal en cualquier escenario y la pena para el responsable va desde los 25 años”.  

La lista de muertes vinculadas al espectáculo futbolístico inició el 16 de septiembre de 2007 cuando el niño Carlos Cedeño, de 11 años, falleció en la suite del  Monumental tras recibir el impacto de una bengala, aparentemente de la  barra “Sur Oscura”, antes del Clásico del Astillero entre Barcelona y Emelec.

David Erazo, de 17 años, seguidor de El Nacional, perdió su vida en las inmediaciones de Casa Blanca el 20 de junio de 2009, al recibir alrededor de 9 puñaladas después de un partido entre Liga de Quito y el elenco de las Fuerzas Armadas.

El 13 de junio del año pasado se sumó al listado Marco Rodríguez, de 28 años, cuyo cuerpo se encontró en un centro de salud de Guayaquil, tras haber sido golpeado luego de un encuentro disputado entre Barcelona y Liga de Quito.

Y el caso más reciente fue el 4 de marzo de 2012, cuando Cristian Calvache, de 26 años, falleció tras ser agredido en la general sur del estadio de Ponciano por otro miembro de la barra brava “Muerte Blanca” a la que él perteneció.

Además, en el último cotejo por eliminatorias sudamericanas, desarrollado en el estadio Atahualpa entre Ecuador y Colombia (10 de junio), se reveló una aparente sobreventa de entradas. Los aficionados debieron acomodarse en las gradas de acceso, que por seguridad deben permanecer despejadas al tránsito.

“Eso dejó claro que no hay profesionalización en la organización de un espectáculo público. Cualquier familiar va a las puertas, se cierran los accesos y se privilegia la ganancia económica por sobre la seguridad de los asistentes”, indicó el  dirigente de las barras de LDU, Iván Racines.

Por su parte, el delegado de la Cruz Roja, Roberto Bonilla, señaló que es necesario capacitar en las escuelas a los niños sobre la convivencia pacífica que debe existir en todo ámbito. “El deporte es una afición a vivirla con respeto, más allá de una camiseta”.

Para el catedrático universitario Fernando Carrión, la violencia del fútbol se da por el lenguaje mismo que se utiliza y que está ligado a la guerra. “Se emplean palabras como disparo o tiro, que asemejan a una batalla y con esos términos los periodistas también preparan el ambiente. Por eso creo que es necesario instaurar una cátedra de fútbol en las facultades de Comunicación para tener un mejor dominio de este deporte, que es el que prima en el periodismo deportivo”.

Carrión sostuvo que no todas las infracciones que se registren en los escenarios deben castigarse con reclusión. “Las cárceles en nuestro país ya están lo suficientemente llenas como para sancionar con prisión, se debe buscar  alternativas”.  

Al conversatorio no asistió ningún dirigente del balompié profesional y tampoco de la Ecuafútbol. “Creo que de parte de ellos también debería haber un fair play en el manejo de ingresos y egresos”.

Contenido externo patrocinado