En Cuerpo Presente

Los cambios de humor que anteceden al período menstrual

No todas las mujeres lo sufren, las más sensibles son propensas a tener cambios de ánimo repentinos antes del período.
04 de junio de 2016 00:00

Irritabilidad, ansiedad, enojo, dolor de cabeza, confusión, fatiga, tristeza, nerviosismo y depresión son algunos de los síntomas que, en mayor o menor intensidad, las mujeres sienten antes de su periodo menstrual. No se trata de una cuestión de actitud de la mujer, o del simple hecho de que “ponga de parte” para que la ira o la tristeza desaparezcan. “No traten de entenderlas, solo quiéranlas más, porque así son las mujeres, reaccionan de formas diferentes y no saben ni por qué”, dice la ginecóloga Martha Flores, y agrega que este tipo de dolencias aqueja al 85% de las mujeres previo a la menstruación.

Pero ¿qué ocurre cuando todos estos cambios afectan la calidad de vida de las mujeres?, como las peleas constantes con su pareja. Si esta actitud se repite cada mes, podría tratarse del síndrome premenstrual. Flores lo describe como un conjunto de síntomas clínicos y psicológicos que tienen algunas mujeres 5  u 11 días antes de que se dé la menstruación, y dura hasta que inicie el periodo o incluso hasta 2 o 4 días después de haber comenzado.

Cansancio, dificultad para dormir, malestar estomacal, dolor en las articulaciones, episodios de llanto y pérdida del impulso sexual son otras de las características de esta afección.

Los principales síntomas clínicos son la dismenorrea, es decir,  dolor en el momento de la menstruación, y la mastalgia, malestar en las mamas. También se puede dar una hinchazón en pies, manos y estómago.

Cuando hay alteraciones emocionales muy intensas, los médicos consideran que se trata de un síndrome disfórico premenstrual, por lo general son sensaciones graves de depresión, irritabilidad y tensión. Los síntomas pueden ser tan intensos que las mujeres no salen de su cama por varios días por el dolor o porque no pueden parar de llorar. Flores recomienda estar atentos a los signos depresivos.

Considera necesario identificar si se trata de un tristeza temporal generada por el síndrome premenstrual o si es un caso de depresión, provocado por algún problema psicológico.

Para comprobar si la persona padece este síndrome, es necesario elaborar un calendario que facilite llevar un  registro de todos los síntomas que la mujer experimenta en cada ciclo, durante 3 meses, y fijándose en la fecha de cuándo aparecen. A cada síntoma se lo debe calificar como leve, moderado o severo, con los números 1, 2 y 3, respectivamente. 

Según la especialista, esto ayuda mucho para saber si está dentro de un síndrome premenstrual o es necesario remitirle a otro especialista. “Este calendario nos orienta para el diagnóstico”, recalca. 

El tratamiento depende de la sintomatología de cada mujer, por ejemplo, se recetan medicamentos específicos para el dolor, para la ansiedad, para la depresión, etc.

Hay fármacos que se deben tomar unos días antes al inicio del periodo, por ejemplo analgésicos para el dolor. Aún se desconocen las causas del síndrome, pero hay varias teorías que la relacionan al cambio hormonal, por ejemplo, una de ellas es que  durante esos días, los niveles de serotonina disminuyen. Estos cambios pueden afectar a algunas mujeres más que a otras.

Según el portal web www.geosalud.com, otras posibles causas serían los cambios químicos en el cerebro, el estrés y los problemas emocionales.

Este síndrome no tiene cura, solo se pueden  mitigar los síntomas. Solo desaparecerá cuando la mujer deje de menstruar. Si se controla con los medicamento se sentirá mejor. Además, es recomendable ejercitarse 30 minutos diarios, comer varias veces al día para calmar la ansiedad y consumir la vitamina E que ayudará a disminuir los dolores pélvicos y de mamas.

También resultan útiles las terapias de relajación como yoga y capoeira. “Es que estas hormonas”, dicen muchos hombres cuando la mujer se enoja o llora por temas sin importancia. La verdad es que —según Flores— ellas sí son muy hormonales.

“Las mujeres a veces reaccionamos de una forma y después de otra, somos muy impredecibles, nadie sabe cómo vamos a reaccionar”, comenta la ginecóloga.

Contenido externo patrocinado