En Buenas Manos

Las mascotas también pueden donar sangre

- 21 de mayo de 2016 - 00:00

Perros y gatos tienen varios grupos sanguíneos y hay que comprobar la compatibilidad.

Cuando las personas llevan a su mascota al veterinario por alguna dolencia, en el caso de necesitar cirugía, el centro necesitará disponer de sangre como en un hospital normal, ¿cómo la consiguen en estos casos? Básicamente la obtienen igual que para los humanos, de los donantes de sangre.

De hecho, las mascotas también pueden ser donantes, como lo señala un artículo publicado en la revista Muy Interesante.

En primer lugar, cabe destacar que los perros y los gatos también tienen diferentes grupos sanguíneos, por lo que se comprueba, como en los humanos, la compatibilidad entre donante y receptor. En los canes, los grupos sanguíneos más comunes son: DEA-1.1., DEA-1.2., DEA-3, DEA-4, DEA-5, DEA-7 (DEA de las siglas en inglés: Dog Erythrocyte Antigen). En los gatos es más simple, los grupos de estos felinos son el A, B y el AB; siendo el AB el menos común.

La mayor diferencia entre ellos y los humanos radica en la reacción del organismo ante un grupo sanguíneo distinto.

Los perros son los que menos problemas tienen en estos casos, salvo excepciones. Los riesgos son bajos, pero después de la primera transfusión aumentan, por lo que después si será necesario inyectar plasma compatible.

Con los gatos es muy distinto, el riesgo de sufrir reacciones letales es altísimo debido a que estos felinos, al igual que los humanos, tienen antígenos que reaccionan de forma natural ante un tipo de sangre distinto. ¿Hay bancos de sangre para todas las mascotas? Lamentablemente no en Ecuador, pero en otros países, como España, se almacena el plasma de perros y gatos por ser los animales domésticos más comunes.

En el caso de que se necesite sangre para otros animales como un caballo o un hurón, por ejemplo, se conoce que el protocolo habitual es localizar rápidamente a un donante y extraer la sangre en el momento. Por lo general, cualquier perro o gato puede ser donante, si cumple los requisitos.

Es una acción completamente altruista y muy necesaria, que puede salvar la vida a nuestros compañeros más fieles y, además, no entraña riesgos. Al igual que en humanos, los donantes deben estar en buenas condiciones físicas y pesar al menos 20 kilos en el caso de los perros y 3 kilos en los gatos. Si su mascota necesita sangre, lo mejor es consultar con el veterinario, quien podrá determinar cuál es la mejor opción.

www.muyinteresante.es

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: