Mario Suárez: "La Virgen representa a la mujer que tiene hijos que son rechazados"

- 01 de julio de 2019 - 15:13
Foto: Tomada de Twitter

La marcha del Orgullo en Guayaquil dejó algunas imágenes memorables como el carro con armarios en los que la Universidad Casa Grande invitaba a personas que no han salido del clóset a poner su nombre adentro. Pero la que causó más revuelo el sábado 29 de junio de 2019 fue La Virgen de casi dos metros que desfilaba con un cartel donde se leía "Con mis hijos no te metas".

Viralizada enseguida por los asistentes a la marcha que celebraban su impacto visual, en redes sociales hubo también usuarios que acusaron al personaje de atentar contra la fe católica, que se opone a la diversidad sexual.

Uno de esos fue el asambleísta por CREO, Héctor Yépez, uno de los políticos que más se ha pronunciado en contra del Matrimonio Igualitario, aprobado a mediados de junio por la Corte Constitucional. Yépez calificó al personaje de "cristianofóbico".

Mario Suárez no comprende en dónde está la ofensa. Se trata de un personaje teatral creado para su obra Mucho Lote, Prehistérica, que estrenará próximamente. “La Virgen nace de ese texto, y trata sobre un padre que le entrega su hija a la Virgen para que la cuide, eso fue todo”, contó el actor.

También hubo reacciones positivas en las redes, y otros usuarios hicieron incluso una lectura sobre los elementos que la componen.

Pero Suárez sostiene que la figura no es la Virgen María, como mucha gente ha señalado. “Yo mismo diseñé el vestuario y sin ningún ánimo de ofender”.

Aunque observa que la estampa guarda una inspiración de la Virgen Católica. “Es una construcción de símbolos. Una mujer con un valor grande. Por ejemplo, a la Virgen (la original), se le negaron derechos. Además, debía serlo para ser venerada. En la historia, si una mujer no era virgen, era mal vista. Ahí están todos los prejuicios que continúan”, comenta.

Suárez está próximo a graduarse en la Universidad de las Artes. Y como parte de los proyectos que deben presentar para el título,  prestó a La Virgen en la obra Pluma y la tempestad, de Arístides Vargas. “A la gente le gustó el personaje, y ahí surgió la idea de participar así en la marcha”.

Para el intérprete, su intervención en la  caminata con el personaje es un acto de “ponerse de lado de las personas más vulnerables, porque La Virgen representa a la mujer que tiene hijos que son rechazados. Y dice: estos son mis hijos y yo los amo como son”.

El actor afirma que durante el desfile,  el personaje no causó ningún rechazo, más bien fue fotografiado por distintas familias que participaron de la jornada.

Suárez enfatiza que si hay algo positivo de la polémica es que es un personaje teatral (La Virgen) el que ponga en el tapete temas como la intolerancia a las minorías, el respeto, los derechos, entre otros. De hecho, durante la marcha La Virgen repetía la frase: “El teatro nace de la calle y vuelve a él”.

Mario Suárez, de 43 años, no se considera ni “cristianofóbico” ni nada parecido. Incluso tiene estudios teológicos que realizó para ser sacerdote. Los abandonó al sentir un llamado más fuerte del ambiente artístico, algo que cumplió al venir a Guayaquil hace 15 años para estudiar la Licenciatura en Creación Teatral, desde su natal provincia de El Oro.

Sigue siendo católico, pero no practicante en la manera tradicional. “Creo en un Dios de amor, de respeto a los demás y a los cristianos les diría que solo practiquen el amor al prójimo”. Para ser la primera vez que actúa en una marcha, se considera satisfecho. “No me siento arrepentido, siento que era necesario estar allí”.

Súarez, oriundo de la localidad de Palo Solo, cerca de Piñas, recuerda que un día, hace más de 20 años, se despertó y, viendo más allá de los cerros, se dijo a sí mismo: “Quiero ver que vida hay más allá de todo esto”. Y el milagro se dio. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP