Rompecandados quiere conservar su espacio

- 14 de marzo de 2019 - 00:00
A dos meses y medio de que la actual Alcaldía de Quito culmine su gestión, la AZ Quitumbe quiere “regularizar” el predio ocupado por Rompecandados.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Miembros del centro cultural, que funciona en Chillogallo, solicitaron una prórroga para evitar un desalojo anunciado. El Municipio les pide un arriendo.

La Administración Zonal (AZ) Quitumbe ha puesto varias condiciones al Centro Cultural Rompecandados para que sus miembros puedan seguir ocupando su espacio habitual, en Chillogallo.

Desde 2009 los servicios artísticos y lúdicos que presta el colectivo ocupan las tres construcciones prefabricadas (249 metros cuadrados) de las calles Luis Francisco López y Mariscal Sucre. Pero su trabajo empezó hace 2 décadas.

Su actividad se inició en casas comunales de barrios aledaños y, actualmente, una veintena de integrantes laboran sin incentivos estatales para unos 150 beneficiarios por año de sus espectáculos escénicos y talleres (música, pintura o artes marciales).

El último convenio entre Rompecandados y el Municipio para el uso de este espacio caducó en 2012. Desde entonces los gestores no se han puesto de acuerdo para renovarlo con los distintos administradores que han pasado por la AZ Quitumbe.

El actual administrador de esta zonal, Alfonso Muñoz, confirmó a este diario que el predio es municipal y que “con el afán de regularizarlo, les hemos dado la opción de que lo arrienden. Si no tienen la oportunidad de hacerlo, se dará un nuevo plazo para que trasladen sus instalaciones”.

Jorge Cadena, miembro de Rompecandados, explicó que aún no hay notificación de desalojo en la Defensoría del Pueblo, entidad a la que acudieron como artistas luego de que la AZ los emplazó a desocupar el sitio hasta el martes pasado, mediante un oficio.

El centro cultural envió una respuesta a Muñoz en la que solicita 30 días de prórroga para decidir su situación.

El administrador zonal anunció, el 12 de marzo, que esa petición será aceptada e insistió en que lo que pretende la AZ es “legalizar la figura de Rompecandados”.

“No está definido lo que vaya a hacerse en este espacio”, admitió Muñoz antes de hacer una comparación con otra de sus recientes intervenciones: “en la Plataforma Gubernamental del Sur había otro sitio (la Plaza Quitumbe) que se usaba como parqueadero y no estaba regularizado. Ese predio también lo estamos recuperando”.

Y, consultado por EL TELÉGRAFO sobre si el Cabildo considera las actividades culturales que realizan estos colectivos para renovar o no sus convenios con ellos, explicó: “tenemos que precautelar los bienes municipales, conforme la Resolución A0057. Por el uso de espacios no legalizados, la Contraloría nos podría glosar ciertos valores”.

Según un informe de la Dirección Metropolitana de Bienes Inmuebles publicado a mediados de 2013, el precio del arriendo por este predio es de $ 505,68 mensuales.

La artista María Judith León sostuvo que Rompecandados no podría pagar ese monto. “No recibimos ni un centavo del Municipio y, al lado del predio, funciona la Casa Somos que sí cobra por sus servicios, aunque es una entidad administrada por la propia Alcaldía”.

Los aportes voluntarios que recoge Rompecandados en talleres de artes visuales y musicales son de $ 1 por hora de clase y de $3 por la entrada a cada función teatral en uno de los pocos escenarios del sur de la ciudad. Esas recaudaciones fueron para artistas, incluso foráneos.

El martes pasado, León estuvo en la vigilia de Rompecandados, mientras la AZ Quitumbe desistía de desalojarlo este mes. “Es una situación difícil, llevamos seis años en calidad de ocupas (instalados en el sitio sin documentos que los respalden) porque no hemos llegado a acuerdos con las zonales”, ratificó.

La veintena de gestores del centro buscan opciones en la Ley de Cultura sin descartar un retorno a casas comunales, como la del Plan Conjunto Chillogallo. (I)

 Un miniteatro y el montaje de iluminación en dos de las construcciones son parte de las intervenciones que han hecho artistas y gestores en este predio.Un miniteatro y el montaje de iluminación en dos de las construcciones son parte de las intervenciones que han hecho artistas y gestores en este predio. Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Antecedentes
Seis años como ocupas
De 2009 a 2012, Conquito firmó un convenio de uso de este predio municipal con Rompecandados en Chillogallo. La entonces concejala del DMQ, Margarita Carranco, fue una de las que tramitó el acuerdo que no ha vuelto a renovarse.  

20 años tiene el Centro Cultural Rompecandados; una década llevan tras los patios del centro de salud.

Cierre de espacios culturales
La Agencia Metropolitana de Control no realiza desalojos, pero en 2018 notificó al grupo La Insensata que debía desmontar una carpa escénica en Tumbaco. La AZ Quitumbe condicionó a Rompecandados.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar