“No imaginamos el alcance de Roma para las trabajadoras del hogar”

- 19 de febrero de 2019 - 13:11
La relación de Cleo (Yalitza aparicio) con los niños de Roma hace que las trabajadoras del hogar se identifiquen con ella.
Foto: techcrunch.com

Por primera vez el Estado mexicano garantizará el acceso a la seguridad social de las trabajadoras domésticas. Esto como resultado de las actividades gremiales de ese sector, que ve relatadas sus experiencias en la obra de Alfonso Cuarón, aspirante a 10 premios de la Academia.

Antes de la proyección de la película Roma (Alfonso Cuarón, 2018), el director aparece en pantalla junto a una dirigente sindical. En la sala más grande del cine Ochoymedio de Quito los espectadores escuchan a Marcelina Bautista contar que en México, tras “18 años de lucha −en diciembre de 2018, a través del Convenio 189−, la Suprema Corte reconoció el derecho a la seguridad social de casi 2,4 millones de personas que trabajamos en el hogar”.

Bautista es Presidenta del Centro de Apoyo a las trabajadoras del hogar de México y sube al escenario para recibir una llamada telefónica de Cuarón. El saludo es escueto y el cineasta agradece a la sindicalista: “tu voz es honesta y generosa, al igual que tu causa (...) Qué gusto que puedas compartirla con los hermanos de Ecuador”.

Quien contesta el teléfono es Emilio Lezama, él dirige la campaña de comunicación de Roma en América Latina. “Era menos importante para nosotros (el equipo del filme) que la película estuviera en los cines, siendo elogiada, que la causa detrás, que los temas que pone en debate. Es una cuestión regional, sin que se trate de una obra de denuncia o de superación personal”.

Para el comunicador, “resulta que quienes creen que la película romantiza ciertos temas, también es la primera vez que topan el tema desde sus columnas o críticas”. Hay que hablar de esto, como de las mujeres, el machismo u otras desigualdades, insiste.

La historia retrata los recuerdos de infancia de Cuarón a través de reminiscencias sobre la mujer que lo crió, Liboria Rodríguez. La actriz mixteca Yalitza Aparicio, intérprete de Cleo, protagoniza el largometraje en el que hay una marcada diferencia de clase entre personajes. Ella encarna a una empleada doméstica proveniente de Oaxaca que habla en su lengua nativa, además del español y que es testigo de su época (inicios de los setenta, sobre el fondo de la masacre del Halconaz de 1971) y de las condiciones de un trabajo en que la marginación es cosa de todos los días.

En América Latina hay casi 19 millones de trabajadoras del hogar, muchas son migrantes, niñas e indígenas que pertenecen a sectores vulnerables. Bautista fue Secretaria general de la Confederación latinoamericana de trabajadoras del hogar y ha visitado países de la región en que las condiciones laborales precarias de este sector se repiten.

En México se llevó a cabo una campaña en universidades, donde se proyectó el filme de forma gratuita siempre que los espectadores acopien donaciones para la caravana migrante que aún recorre ese país rumbo a Estados Unidos. Otra de las propuestas era escuchar la experiencia de Bautista y llevarse un contrato a casa, para firmarlo con sus trabajadoras del hogar si las tenían.

“Tenemos que entender que la seguridad social es un derecho básico y que a todos y todas nos conviene una sociedad donde tengamos garantizados nuestros derechos”, sostiene Cuarón antes de concluir con una petición: “Ayúdanos a comunicar (sobre) la importancia de inscribirse a este programa”.

Marilú Padua, Secretaria general colegiada del Sindicato Nacional de trabajadoras del hogar en México, también conforma esta campaña desde noviembre pasado. Coincide con Bautista en que el equipo de Cuarón no conocía el trabajo sindical de sus organizaciones mientras escribían el guión y realizaba el rodaje de Roma. Se encontraron con el director luego del estreno, entonces “nos identificamos con el personajes, con su vida y el cariño que tiene frente a los niños”.

Las trabajadoras y sindicalistas Marilú Padua y Marcelina Bautista junto al comunicador Emilio Lezama. Foto: Luis Fernando Fonseca | et

“Nunca pensé que después de pensar que podríamos hacer conciencia en la gente con la película, Alfonso Cuarón nos hablaría y apoyaría en esta causa. No sabíamos el alcance que tendría”, confiesa Bautista, para quien la frase “las trabajadoras del hogar casi son parte de la familia” encubre la negación de sus derechos. “Cuando exigimos que se cumplan, hay quienes nos llaman malagradecidas”, contó.

Para Padua, la identificación entre dos mujeres de Roma −la trabajadora del hogar y su empleadora− deja latentes sus diferencias de clase. “Este trabajo no se llama 'ayudar en casa', sino que es un colaboración, que incluso se podría modificar para que hasta el más chiquito de la casa recoja sus juguetes o zapatos. Las mujeres pueden colaborar incluso para tener logros como los que hemos visto, incluso si han sido marginadas o violentadas”.

Lezama admitió que la obra (balnquinegra, de 2 horas y quince minutos) ha generado duras críticas en Ecuador. Más que en otros países de la región, pero “para quienes han visto obras de Cuarón como Y tu mamá también (2001) o Niños del hombre (2006) no será una sorpresa que el ambiente muchas veces es el protagonista incluso sobre lo que está frente a la cámara”.

La proyección y cine foro en Guayaquil
Un triunfo de Yalitza en los Oscar −que se entregarán el domingo 24 de febrero− será un triunfo de las indígenas del continente, coinciden Bautista, Padua, Lezama y Cuarón.

En Instituto mexicano del Seguro Social empezará un programa piloto para que las trabajadoras domésticas tengan acceso por primera vez a prestaciones sociales como la prestación médica y hospitalaria, medicamentos, incapacidades, pensión por invalidez y vida, fondo para el retiro, velatorios y guardería. Esto después de casi dos décadas de que los sindicatos se organizaran.

El 21 de marzo habrá 150 funciones en comunidades indígenas mexicanas, incluirá traducción simultánea y un delegación de estos grupos sociales irá a la Cámara de diputados a hablar sobre sus necesidades.

En todo el mundo hay 57 millones de trabajadoras del hogar. Y a las 16:00 del martes, 19 de febrero, en el MAAC Cine de Guayaquil Billy Navarrete dirigirá un foro en que estarán Bautista y Lezama junto al documentalista social José Yépez. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: