Ecuador, 29 de Noviembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Muere el poeta Pedro Gil

El poeta Pedro Gil falleció el pasado viernes 21 de enero
El poeta Pedro Gil falleció el pasado viernes 21 de enero
Diana Zavala / Facebook
27 de enero de 2022 - 10:54 - Redacción Web

Pedro Gil era querido por muchos, muchísimos. Por la gente cercana, la que lo conoció, la que lo leyó y nunca pudo estirar su mano para saludarlo. Un poeta que consiguió tocar a muchos a través de sus libros, los versos, su particular manera de decirlos en voz alta, de revelarse en las páginas.

 

Sí, Pedro Gil era muy querido.

 

Por eso, cuando este miércoles 26 de enero de 2022 comenzó a circular la noticia de su muerte, algo pareció romperse en el ambiente literario del país.

 

Decenas y decenas de lamentos por la muerte de Pedro Gil empezaron a aparecer en redes sociales. Fotografías, fragmentos de su poderosa obra, pena, anécdotas y, sobre todo, reconocimiento. Pedro Gil había muerto cinco días atrás. El viernes 21 de enero fue atropellado por un camión que transportaba plátanos, en la avenida 113, en Manta. Murió al instante.

 

 

El cuerpo del poeta, que alguna vez escribió: “Una leyenda viviente, ese soy yo. / Vivo y muerto gratis. / No cobro a nadie, / ni siquiera al desamor”, estuvo sin identificar en la morgue de Manta por cinco días. El conductor causante de la muerte fue detenido y se encuentra en Jipijapa.

 

Nacido en Manta en 1971, Pedro Gil fue parte de los talleres de Miguel Donoso Pareja en los años 80. Su primera publicación la realizó a los 17 años, en 1988, con el libro “Paren la guerra que yo no juego”. Publicó también otros libros como “Delirum tremens” (1993), “Con unas arrugas en la sangre” (1996) y “He llevado una vida feliz” (2001), “17 puñaladas no son nada” (2009) y el libro de cuentos “El Príncipe de los canallas” (2010), entre otros.

 

Vivió decenas de vidas en una sola, porque fue el escritor, el mendigo, el docente, el poeta demoledor, el que le faltaba dinero, el adicto, el que ayudó a otros adictos, el que leía todo el día para vencer a su propia cabeza… Pedro Gil fue único y sus libros quedan ahí para profesarlo.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media