Muere Miguel Varea, un eterno inconforme

- 17 de abril de 2020 - 00:00
Las obras de Miguel Varea se expusieron en las principales ciudades de Ecuador y en varias capitales de América Latina, América del Norte y Europa.
Archivo

El artista dejó una profusa obra en pintura y grabado, donde hace gala de un espíritu rebelde e irreverente contra las imposiciones del orden social.

Miguel Varea, reconocido pintor y grabadista ecuatoriano (Quito, 1948), descendiente de una familia latacungueña, falleció en la capital ecuatoriana como consecuencia de una caída reciente  y por la cual estuvo en cama sin poder recuperarse.

Todo un referente artístico en el país, con más de 50 años de carrera, se movió especialmente dentro del arte figurativo y tuvo el sello especial de insertar textos en sus dibujos, estilo que le daba un valor agregado a sus obras con sus conocidos cambios de la c y la q por la k (Al modo del más ke nunka, 2015).

Su notable trayectoria se inició a los 22 años con una exposición en la Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito, a la que siguieron alrededor de 30 muestras que tuvieron gran acogida.

Mientras los pintores ecuatorianos de mediados del siglo XX se orientaron hacia la corriente indigenista tan en boga entonces, Miguel prefirió mantenerse firme en su línea creativa marcada por la rebeldía y la irreverencia frente al medio social y el arte oficial.

Luego de realizar estudios en Madrid (1977) y que se le abrieran las puertas de galerías españolas y francesas, prefirió regresar a Ecuador donde realizó continuas exposiciones individuales.

En 1974 formó su familia con la también artista Dayuma Guayasamín Deperón, junto a quien crea los talleres “Vade retro” y “Guápulo”.

Su figura enigmática, con su pelo largo y sombrero, y el cigarro siempre encendido caracterizaron una singular personalidad que lo distinguía en los ambientes sociales y artísticos.

Publicó los libros Vareaciones (1997), Una estétika del disimulo (2033), Sobredosis patriótika (2008) y A la luz de una esperma (2015).

El arte ecuatoriano pierde, además de un extraordinario pintor, a todo un poeta que se mantuvo firme en sus posiciones contestatarias contra los vaivenes del poder político y las normas artísticas tradicionales. (I) 

Datos

Una radical disidencia

Desde la posición de una radical disidencia y una inconformidad contra cánones establecidos, Varea desarrolló una poética personal que fue sustentada en una caligrafía, una tipografía e incluso una ortografía propias.

28 muestras individuales se exhibieron envarias ciudadesde Ecuador y en Alemania.

Exposiciones colectivas

Dibujos y grabados de Miguel Varea formaron parte de muestras colectivas en Ecuador y en varios países de Europa.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP