Eduardo León relata el fenómeno migratorio a través de imágenes

- 09 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

La muestra fotográfica Migrar es tocar tierra, de Eduardo León, expone historias de migrantes en la región. Está abierta en el parque Cumandá de Quito.

En 2018 el fotógrafo ecuatoriano-español Eduardo León viajó al puente Rumichaca, la frontera a través de la cual los venezolanos que huyen de la crisis de su país transitan entre ColombiaEcuador.

León migró de España a Ecuador, en 2010. Vio el fenómeno de ecuatorianos, ahora compatriotas suyos, que llegaron a Europa a inicios de este siglo.

Sentía que en esta nueva crisis migratoria, ahora dentro de América Latina, había historias que no se  contaban y que incrementaban la falta de empatía.

En la frontera se encontró con un padre que abraza a su hijo tan fuerte, que delata su intento para convertir el cuerpo en calor y sobrevivir a una noche de frío, sentados a la intemperie, en la frontera norte.

Se topó con la escena de una madre desesperada, con un teléfono en la mano, llama para recibir noticias de su hijo, que decidió  viajar a otro país. 

La muestra visual Migrar es tocar tierra reúne al menos 100 fotografías que León hizo en la frontera norte; en Ipiales, en Colombia; en Quito, incluso en Aguas Verdes, Perú.

La exposición, que estará  abierta hasta finales de junio, reúne las imágenes de migrantes en cualquier parte del mundo, en distintos formatos.

Algunas fotos están montadas sobre montañas de tierra y otras sobre rejas, para emular la sensación de estar en la frontera, de ser migrante. 

Las imágenes están acompañadas de las historias anónimas de los que dejan todo para cambiar su condición de vida, de quienes llegaron solos al país porque los familiares con los que viajaron murieron en el páramo de Berlín, uno de los tramos más difíciles de los migrantes venezolanos por Colombia, por sus bajas y heladas temperaturas. “Salieron en su compañía y llegaron solos”.

A León no solo le interesaba mostrar estas historias, sino empatarlas con las de aquellos ecuatorianos que salieron del país a finales de los 90.

La idea es “generar empatía en las personas, y dejar esa anestesia ante el dolor de los demás, como escribió Susan Sontag”, relata el fotoperiodista.

Por eso incluye una carpa que simula un  albergue, en cuyo interior se proyecta parte del documental Problemas Personales, realizado por el ecuatoriano Manolo Sarmiento y la boricua Lisandra Rivera, en España.

Allí se cuentan historias de los ecuatorianos que dejaron su territorio por el feriado bancario. 

Migrar es tocar tierra
El nombre de la muestra se inspira en el “Poema Migrante”, del escritor venezolano Zacarías Zafra.

Por lo que también es parte de la muestra al público, así como textos de Soraya Constante, Céliner Ascanio y Lucía Durán.

Edu León se encargó de la curaduría, junto a Francois “Coco” Laso y Sebastián Iturralde.

Migrar es tocar tierra representa para León una importancia desde lo personal y social, pues él mismo llegó al país en 2011 desde España, y ahora es ecuatoriano.

“No creo en las miradas foráneas, me concentro  más en la empatía, porque si la desarrollas en tu interior, todo se vuelve más cercano a ti”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: