Menores con autismo llevan al escenario su talento artístico

08 de abril de 2017 00:00
Los niños y jóvenes también ensayaron de lunes a viernes en febrero y las visitas al Ballet Nacional de Ecuador se realizaron una vez a la semana.
Foto: cortesía
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Los integrantes de la Fundación Hellen Keller escenificarán la obra En busca del tesoro escondido, hoy, a las 10:30, en el Teatro Calderón de la Barca de la Universidad San Francisco de Quito.

 Los artistas son 40 menores con  Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), quienes desde octubre se preparan en la coreografía dancística bajo la dirección de Andrea Tacuri, exbailarina del Ballet Nacional del Ecuador.

La profesora de arte indica que este cuento fue escrito por la terapeuta musical Carla Grunauer y  forma parte del proyecto ‘Más allá de las palabras’. Este trabaja con danza-teatro, como un canal alternativo de expresión traspasando el terreno verbal.

“Tenemos un programa anual de arte que cuenta con clases de música, danza, teatro y pintura. Mediante el lenguaje artístico, las personas con TEA son empoderadas para desarrollar su potencial creativo y sus habilidades de comunicación, de esta forma se expande el campo de posibilidades para su inclusión en la sociedad”, dice Tacuri.

La maestra expresa que en escena el público podrá apreciar “a un mundo que habla con las manos, los pies, la cabeza, que cuenta su historia con la danza y sonríe con los ojos y así descubriremos cual es el real tesoro”.

Verónica García, directora de la fundación, resalta que, por primera vez, se realiza un evento en el que comparten escenario un elenco de personas con TEA junto con bailarines profesionales. 

“Esperamos que el público que asista pueda tener la sensibilidad de apreciar todo aquello que podemos lograr con esfuerzo, perseverancia y amor, todo lo que podemos transmitir más allá de las palabras”, señala García.

Mauricio Valdivieso, gestor de promoción del Ballet Nacional del Ecuador, expresa que desde el año pasado realizan varias funciones para beneficiar a grupos vulnerables. “Es nuestro deber como entidad cultural apoyar estas iniciativas que aportan al bienestar de la niñez y juventud por medio del arte”. (I)