Armendaris y Beliá son premiados en Ch.ACO

- 29 de noviembre de 2018 - 00:00
Los artistas parten de su experiencia de dos meses en un departamento del centro de Sao Paulo, de la posibilidad de habitar un espacio familiar y distante.
Foto: Artishock

El dúo Asma, integrado por un ecuatoriano y una mexicana, ganó el Premio Ca.Sa por la instalación Fantasma. Los representa proyecto Nasal.

Los artistas Matías Armendaris (ecuatoriano) y Hanya Beliá (mexicana) recibieron la tercera edición del premio Ca.Sa por su obra Fantasma, presentada en la sección Planta de la décima edición de la feria de arte contemporáneo de Chile, Ch.ACO.

Beliá y Armendaris conforman el dúo ASMA y tienen la representación de Nasal, una plataforma de arte dirigida por Mauricio Aguirre que empezó hace apenas siete meses y hasta ahora ha montado ocho muestras (individuales y colectivas) de artistas ecuatorianos en ciudades de Perú, Chile y Ecuador con la idea de apoyarse de la experiencia de otros mercados cercanos, como el peruano.

En Fantasma los autores presentan una instalación que recoge parte de su trabajo en una residencia en Sao Paulo, a la que Armendaris llegó luego de ganar el Premio Brasil 2017 entregado por el Centro de Arte Contemporáneo de Quito y la embajada del país carioca.

La obra capta la experiencia de vida de los artistas por dos meses en un departamento antiguo del centro de Sao Paulo. A través de muebles, cortinas y ventanas caseras generan un diálogo con la obra de la escritora Clarice Lispector y abordan la extrañeza de habitar un espacio familiar y que al mismo tiempo es distante para ellos, que intentan construir un espacio como pareja.

La materialidad de la obra se construye con barro en crudo humectado con gotas para los ojos, madera de nogal con incrustaciones de aluminio sacado de la envoltura de unas pastillas para gripe, o piezas escondidas en el dobladillo de las cortinas.

La propuesta de estos autores, de acuerdo a una reseña de la revista especializada de arte Artishock, “genera un puente hacia un espacio común afectivo que habla de la vida de los objetos y los espacios, y de cómo esta vida invisible se gesta por medio de la presencia”.

El jurado de la edición del Premio de este año estuvo integrado por Claudia Hakim, directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo); Alejandra Villasmil, fundadora y directora de Artishock; y los coleccionistas Gabriel Carvajal y Ramón Sauma, fundadores de la Colección y Fundación Ca.Sa, con un solo voto representado por ambos.

Proyecto Nasal

Hace seis años Mauricio Aguirre viajó a Perú con la idea de iniciar un negocio textil. Su experiencia como gestor cultural en Ecuador lo llevó a vincularse con Giancarlo Scaglia, de Galería Revolver; y Livia Benavides, de 80m2.

Mientras Aguirre se abría espacio en el competitivo mundo de arte peruano, en Ecuador espacios como NoMínimo, una de las pocas galerías de arte que llevó artistas a espacios tan prestigiosos de la escena del arte como Arco, en Madrid, cerraba de manera definitiva.

Entonces pensó “por qué no arrimarme a este mercado y tratar de estimular el otro que no tiene nada de lo que abunda del otro lado de la frontera”, cuenta Aguirre en una entrevista con este diario en su breve paso por Guayaquil.

Entre sus representados hay tres artistas que integraron NoMínimo: Ricardo Coello Gilbert, José Hidalgo-Anastacio e Ilich Castillo. Además Nasal representa a ASMA, Matías Armendaris, Pablo Andino, Luis Alberto Chenche y Leandro Pesantes.

A ellos se suma una serie de autores del ámbito local a quienes no representa, pero con quienes le interesa colaborar de manera frecuente.

La primera muestra que montó estuvo en el ART Lima, en abril y hoy mismo tiene cuatro exposiciones abiertas: dos en Lima; una colectiva de 18 artistas guayaquileños y una bipersonal de Ricardo Coello y la chilena Raisa Bosich; una muestra paralela a la Bienal de Cuenca, en la galería José Domingo La Mar, en la Gobernación del Azuay; y una exhibición del guayaquileño Sebastián Florido, en Plaza Lagos.

“Todos los artistas que represento son amigos míos, he tenido relación con ellos en más de 10 años. Han sido artistas que he coleccionado y que admiro”, dice Aguirre.

El gestor trabaja con la asesoría de Eliana Hidalgo, una de las fundadoras de NoMínimo, quien ejerce como asesora de colecciones de Nasal. “Hemos estado trabajando como equipo sin serlo porque es la única forma de lograr que estas nuevas generaciones con las que trabajamos empiecen  a darse cuenta de los artistas y el talento que tienen”, dice respecto a la necesidad de generar un mayor coleccionismo en el país.

En 2019 tiene proyectado hacer una residencia de Arte en Lima solo para ecuatorianos que derive en una muestra individual. Además, de llegar a ArteBa, en Buenos Aires. La movilidad de este proyecto parte de la inexistencia de un espacio que lo ate a un solo lugar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: