El MAAC recupera su nombre y cierra sus fallas

- 03 de octubre de 2018 - 00:00
El año pasado se dio mantenimiento y se compró nueva infraestructura para prevenir incendios. La reserva de arte moderno y la arqueológica tienen sensores que detectan el calor, mandan una señal y activan cilindros de gas limpio. En el edificio hay 63 extintores manuales y de manguera larga.
Foto: Archivo / El Telégrafo

Después de operar con sus acondicionadores de aire dañados y filtraciones en su plataforma, los trabajadores de la infraestructura cultural más grande de Guayaquil usan abrigos por el frío. De acuerdo a María José Zurita, coordinadora zonal 8, con estos ajustes también se logró el reconocimiento del lugar como Unidad Operativa Desconcentrada, lo cual permitiría independencia de gestión para este y los repositorios que alberga la zona.

En 2009 cambiaron las placas del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo por las de Centro Cultural Simón Bolívar, parte de un intento por refundar algunos espacios de la ciudad.

En 2007 el antiguo Ministerio Coordinador de Patrimonio asumió la declaratoria de emergencia en el sector de patrimonio cultural. En 2010 se inició la segunda fase para su rescate con un presupuesto de $ 104’203.635,98 a ocho años.

Pese a ello, en los últimos cinco años el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), la infraestructura cultural más grande de Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador, tuvo uno de los peores resquebrajamientos en su infraestructura.

Derivado de ello, quizás, su programación ha sido limitada, con muestras largas como la de la Artefactoría, que permaneció más de un año abierta y otra “Del saber sabio al saber todos” continúa instalada.

Los acondicionadores de aire del museo se dañaron, un mal del calor de la ciudad; a ello se sumó que, como producto de un error en la infraestructura en la plataforma, hubo filtraciones.

Francisco Velasco, exministro de Cultura, organizó una reinauguración del MAAC en 2014 y pese a que anunció el arreglo de los equipos el día del evento se evidenció que no funcionaba. Los daños siempre fueron más grandes.

Hace un mes, dos años después de que se aprobara la Ley de Cultura, finalmente la Coordinación Zonal 8, a cargo de María José Zurita, culminó el proceso de “Mantenimiento y Adecuación Repositorio de Memoria Social de Guayaquil”.

El 12 mayo de 2017, con un presupuesto de $ 826.149,63, se firmó el primer contrato para el proceso con la Constructora Andrade y Asociados, según un documento del Portal de Compras Públicas. A medida que avanzó el proceso se evidenció el deterioro de la climatización y se tuvo que apagar la máquina frigorífica.

Según un informe ejecutivo, “los trabajos que se planificaron en esta primera parte de recuperación de los equipos del Sistema de Climatización del MAAC corresponden solamente a trabajos de emergencia. Es decir, se necesitaba reactivar lo antes posible aunque sea alrededor del 50% de los equipos instalados, ya que estaban en peligro las reservas de arte y arqueológicas que posee el MAAC (en total son 53. 000 piezas)”.

El 8 de diciembre se firmó un nuevo contrato con Daniel Solarte por $ 76.860,37. Este año se firmó un contrato para climatización e impermeabilización de losas de terrazas del MAAC, un proceso cerrado hace unos meses.

Desde este lunes el museo se constituyó como Unidad Operativa Desconcentrada. Según María José Zurita, se envió ya el presupuesto para iniciar este proceso en 2019 y funcionar como la Orquesta Sinfónica de Guayaquil “con total independencia”.

Mientras que el MAAC volvió a cambiar su nombre en la fachada para regresar al original, que, a decir de Zurita, es con el que se identificaba toda la comunidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: