La ilustración gráfica ¿Es arte o solo una profesión?

03 de junio de 2012 - 00:00

“El dibujo es la capacidad intrínseca que tiene cualquier persona, cualquier persona puede dibujar, pero ilustrar es iluminar, mostrar, dar a conocer una imagen que represente el conocimiento de algo”, estas son las primeras reflexiones de Paco Pincay, ilustrador gráfico por más de 20 años.

Para Paco, un ilustrador necesita mucho “backup cultural”, los referentes tanto audiovisuales como lecturas son indispensables para que el trabajo de un ilustrador logre sobresalir y no se quede en la copia o el calco.

Pero, ¿la ilustración es arte o solo una profesión? Norman Rockwell, considerado uno de los padres de la ilustración publicitaria y de prensa, vivió frustrado porque su anhelo era ser artista, sin embargo en su época no fue reconocido como tal, sino como un ilustrador, a pesar de que quienes estaban a su alrededor consideraban su trabajo como arte.

Entre las seis definiciones que la Real Academia Española le da a este término consta: “persona que hace algo con suma perfección”, partiendo de este concepto, Paco Pincay propone que la ilustración cuando es trabajada con calidad, minuciosidad y originalidad, puede ser considerada como arte.

“La diferencia entre un cuadro y una ilustración radica en que si el cuadro no es entendido por el público o es leído de diferentes formas no importa, pero la ilustración tiene una función, una idea que debe ser transmitida como tal, y si la idea no llega al receptor, la ilustración no sirve, paso a ser un simple dibujo”, explica Pincay, quien actualmente trabaja en la agencia Veritas DDB y ha publicado y expuesto sus trabajos en Miami, México y Colombia.

Lo que diferencia a un ilustrador de otro es el estilo, algo que la mayoría de ellos busca y que se logra con la práctica. Para “Pato” Mosquera, ilustrador desde hace más de 10 años, la ilustración tiene algo de arte y algo de mera profesión. Concuerda con la explicación de su colega Pincay y agrega que para sobresalir en el medio, a parte del talento, hay ciertas cualidades que hay que desarrollar. “La rapidez, responsabilidad y creatividad”.

El mercado de la ilustración en Guayaquil no ha sido explotado a cabalidad, sin embargo, Mosquera, quien ha sido profesor del IGAD, asegura que “poco a poco se saturará, porque en la actualidad hay mayor conocimiento de esta profesión. Hay más jóvenes interesados que estudian cosas relacionadas a la ilustración, pero así como crece el mercado, aparecen los “buenos y malos ilustradores, los que crean y los que repiten o hacen trabajos mediocres”.

Para Ericka Coello, la imaginación es el valor agregado, ilustrar es su forma de desahogarse. Inició  en este mundo porque le gusta dibujar y poco a poco obtuvo una identidad propia. Definir si lo que hace es arte o una profesión, según ella, es complicado. “Creo que cuando empiezas no te planteas esas interrogantes. Yo cuando inicié lo hice por una cuestión personal y poco a poco a las personas que estaban a mi alrededor les gustaba, luego trabajé en agencias y así fui creciendo”.

Ericka apareció en el listado de las 120 mejores diseñadoras e ilustradoras en el mundo, publicado en el libro Curvy, que anualmente lanza la revista australiana Yen Magazine. Su trabajo se caracteriza por la tendencia pop art.

Para ella, quien actualmente estudia dirección de arte en cine en Argentina, haber obtenido este tipo de reconocimiento “la compromete”.

La pasión por el oficio más la seguridad de la calidad del trabajo que realizan hace que estos tres ilustradores se planteen la idea de que la ilustración converge entre el arte y la profesión.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: