La Casa de la Cultura se autofinancia en un 40% nacionalmente

06 de agosto de 2012 - 00:00

Para desarrollar sus actividades anuales, la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE)  tiene dos ingresos, uno que le proporciona el Ministerio de Finanzas, que constituye cerca del 60%, y el segundo  viene del sector privado no financiero, entidades descentralizadas, publicaciones o alquiler de salas, que compone el 40%, según devela el libro “Testimonios de una gestión 2004-2011”, de esa institución.

De los ingresos que registra, el 12% y el 68% se reparte a los núcleos provinciales de acuerdo con un porcentaje establecido, explicó Graciela Andrade, directora del área financiera de la institución.

El presupuesto asignado para 2012 fue de aproximadamente  $9 millones, indicó la funcionaria, y precisó que de ese rubro se tiene que descontar $1,7 millones, que se destina para el Ballet Ecuatoriano de Cámara y $150.000 al Ballet Jacchigua: “ahí no más se van casi $ 2 millones; en sueldos se van $ 4 millones, y lo que queda es para gasto corriente”, precisó.

Según ella “es ínfimo lo que nos queda, no alcanza, por tal motivo tenemos que arrendar las sala de los teatros para poder abastecer y cumplir con los compromisos”.

Explicó que uno de los ingresos frecuentes y “fuertes”, aparte del presupuesto del Estado, es el de Contecom,  empresa subsidiaria que está a cargo del manejo y operaciones de containers del Puerto Libertador Bolívar y que es una concesionaria de la Autoridad Portuaria de Guayaquil.

Esta entidad otorga el 2% del ingreso anual bruto a la CCE. En el artículo 22 de la Ley Orgánica de la CCE se señala que las autoridades portuarias que operan en el país o sus concesionarias, de conformidad con la Ley de Régimen Administrativo, deben participar con el 2% de ingreso anual bruto a la entidad. Andrade, sin embargo, explicó que las autoridades portuarias pasaron a manos del Estado, por lo que la mayoría de ellas dejaron de aportar. El ingreso de este rubro también es distribuido en el 68% para los 24 núcleos provinciales, indicó la directora financiera, tras aclarar que cada núcleo también tiene un partida del Estado.

Otro de los ingresos representativos para la CCE es el alquiler del parqueadero y de las seis salas de la institución, aunque el Ágora y el Teatro Nacional son las que más renta dejan. Es así que en 2011 ese rubro llegó a los $ 322.056,41 y de esa cifra $ 320.000 son netamente del préstamo de los escenarios.  

La CCE tiene una política para poder alquilar las salas, es así que cuando se trata de un evento internacional los costos no tienen descuentos ni rebajas, mientras que si se trata de un concierto de artistas nacionales se analiza la situación y si amerita el caso se hace un determinado descuento, dijo Emilio Nuñez, representante de Teatros de esa institución.

El funcionario también explicó que hay situaciones en las que no se cobra nada, pues se trata de proyectos que no cuentan con ningún tipo de financiación, aunque aclaró que la garantía es un requisito obligatorio para todos.   Los precios de alquiler para eventos tanto nacionales como internacionales van de $ 6.000 a $ 7.500 .

El procedimiento para el alquiler del Ágora de la CCE, primero, es consultar las fechas disponibles y una vez que se establece el periodo se firma un contrato de arrendamiento que establece 14 artículos en los que se fija costos, garantías, multas, incumplimientos.

Así el contrato establece que las puertas de la sala se abrirán una hora antes del inicio del concierto, el mismo que deberá empezar  puntualmente, de lo contrario se cobrará $ 50 de multa por cada 30 minutos de retraso en la iniciación o finalización del evento.

El costo de alquiler para el concierto depende del grupo a presentarse, es así que el rubro que pagó la empresa Top Show el 23 de mayo tras la presentación de la Oreja de Van Gogh fue de $ 6.000 más IVA y $ 200 por limpieza, valores que son cancelados el día que se suscribe el contrato.

La entidad cobra además una garantía de $ 3.000 mediante cheque certificado, el mismo que se entrega una vez que se verifica el estado de las instalaciones. En caso de que exista un daño se cobrará el valor del mismo. Otra de las cláusulas es que si no se desarrolla el espectáculo en la fecha señalada, la CCE no devolverá valor alguno pagado de forma anticipada, excepto los casos fortuitos o de fuerza mayor debidamente probados y aceptados por la institución.

Otros de los rubros con los que cuenta la institución son el ingreso de museos, talleres que se dictan tanto en la CCE como en el Área de la Mujer, y de la salas de cine. En 2011 el costo llegó a los $ 51.630,13 y por la venta de libros se registra un total de $ 22.840,54, lo que representa la venta de 2.285 libros, según cálculos de la directora financiera, con un valor promedio por libro de $ 10. 

Según la Ley Orgánica de la CCE, del presupuesto anual la mayor parte deberá destinarse a programas de índole popular y se usará el 70% del presupuesto para inversiones y proyectos culturales específicos, y añade que por ningún concepto se reformará el presupuesto para destinarlo a gastos de operación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP