La campaña política se desentiende de la propiedad intelectual en materia musical

El Consejo Nacional Electoral ordenó la retirada de dicho anuncio de estaciones de radio y televisión.
09 de febrero de 2021 11:03

La música es fundamental para una campaña política porque recurre a las emociones de los votantes, de ahí que los partidos políticos muchas veces se vean tentados a tomar canciones prestadas del amplio abanico musical disponible para sus campañas sin autorización de sus productores.

El último caso que trajo a la palestra este tema se hizo viral este lunes 8 de febrero cuando la vocera de la banda de rock uruguaya El Cuarteto de Nos se quejó de que el candidato a presidente Yaku Pérez, del movimiento Pachakutik, utilizara una de sus canciones como jingle electoral sin su autorización.

Verónica Piana manifestó que se enteraron recién de esta situación y que solicitaron que bajaran inmediatamente las publicaciones en las que aparece la canción, además agregaron que no se trata  simplemente de que el partido político usó una canción de ellos sin su permiso sino que la banda no se inmiscuye en política.

Pero este caso es solamente uno más de la manida costumbre de utilizar canciones sin permiso en tiempos de campaña.

En 2009, por ejemplo, el expresidente Rafael Correa tomó prestada la canción Hey Jude, de The Beatles, para un anuncio publicitario de la Presidencia. Las redes sociales se inundaron entonces de reclamos por la versión no autorizada de la canción y el Consejo Nacional Electoral ordenó la retirada de dicho anuncio de estaciones de radio y televisión por considerar que se estaba haciendo mal uso de los recursos públicos para un comercial en época de campaña electoral. 

Sin embargo, la Revolución Ciudadana se pronunció sobre este hecho pero el gobierno esgrimió que estaba en proceso de pago por los derechos. 

"Tenemos la factura en nuestras manos, son 2.400 dólares y es una cifra realmente pequeña", respondieron desde la administración correísta.  

Hace pocos meses además el movimiento UNES, también de Rafael Correa, se vio en la misma situación por echar mano de la canción "Color esperanza" de Diego Torres, aunque hay antecedentes con este mismo autor en un caso que se remonta a 2010 cuando el cantautor argentino cuestionó el uso de su canción "Sueños" para una cuña publicitaria en la que se celebraban los tres años del correísmo.

Para Santiago Cevallos, director del Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (Senadis), "tomar una canción sin autorización del titular de los derechos  de autor constituye una infracción a los derechos de propiedad intelectual o a los derechos de autor, y, obviamente, la deformación o el atentado contra la integridad de la obra, es decir, cambiarle la letra, cambiarle el ritmo o alguna cuestión de esas, obviamente constituye una infracción a los derechos de propiedad intelectual, en particular los derechos de autor".

Esta práctica de tomar canciones sin autorización no es exclusiva de Ecuador, de ahí que en julio de 2016, Donald Trump recibió críticas por parte de Brian May, guitarrista de Queen, por utilizar el conocido tema We Are The Champions para una serie de mítines en los que participó el entonces precandidato republicano.

Para proteger en Ecuador los derechos de propiedad intelectual de los autores está la Ley Nacional de Propiedad Intelectual que es parte del Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos (CODESCIN), pero es importante también tomar en cuenta que existen instrumentos internacionales de los que el Ecuador es parte y que por lo tanto también deben ser respetados. 

 

También están la Decisión Andina 351, el Convenio de Berna, el acuerdo comercial con la Unión Europea, y varios otros instrumentos que tienen que ver con derechos de autor, base para el respeto de los derechos de propiedad intelectual y en particular de los derechos de autor.

A partir de estas normas, el uso en una campaña política de canciones sin autorización del autor no está permitido. De este modo se podría sancionar si es que, por ejemplo, cualquier autor de una canción inicia una acción penal o una acción civil o una acción administrativa en contra de quien utilice sus obras sin autorización.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lanzó en el 2017 su propia versión de Despacito (compuesta por Luis Fonsi y Daddy Yankee) con el objetivo de promover las elecciones para la Asamblea Constituyente.
El presidente venezolano presentó el cover del tema en su programa semanal de la televisora estatal VTV. “Despacito, ejerce tu voto en vez de las balas y ve con tus ideas siempre en paz y en calma”, rezaba la canción.

Las reacciones no se hicieron esperar, pues Fonsi y Daddy Yankee fustigaron el uso indebido de su tema. “Es una burla, no tan solo para mis hermanos venezolanos, sino para el mundo entero”, dijo Daddy Yankke, mientras que Luis Fonsi manifestó que su música era para todos aquellos que querían escucharla, no para usarla como propaganda”. (I)