La Bienal de la Pequeña Estampa está en el MUCE

19 de octubre de 2017 00:00

Un centenar y medio de estampas llegaron al Museo de la Universidad Central del Ecuador (MUCE) para la Primera Bienal de la Pequeña Estampa de Latinoamérica y el Caribe.

Entre las obras está una de Benjamín Viteri, que rememora el terremoto del 16 de abril de 2016 con el titular de un periódico que resume la tragedia: “Pedernales se queda sin espacio para enterrar a sus muertos”. En total, la selección fue de 162 grabados; se inscribieron 293 desde una veintena de instituciones académicas de Argentina, Brasil, Chile Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, México, Puerto Rico y Uruguay. La participación de los estudiantes de la UCE fue de 39 estudiantes, de los cuales el jurado —conformado por la Unesco y la Universidad Central y la Católica del Ecuador— admitió 23 estampas.

La bienal es parte de la Red de Integración académica de las artes de América Latina y el Caribe (RIAA), armada en 2015 en Chiapas, México, donde hubo un primer encuentro en la Universidad de Ciencias y Artes de esa ciudad. “El objetivo era generar políticas y espacios de encuentro para nuestros proyectos artísticos”, explica Javier León Borja, decano de la Facultad de Artes de la UCE.

La gubia suele plasmar los bocetos sobre madera que luego se entinta con un rodillo y la imagen aparece al revés, como en un reflejo que solo vuelve a su normalidad después de que la planadora estampe en tela o papel cada escena, idea, propuesta.

En 2016 se definió como anfitriona de la Primera Bienal a la UCE, bajo la coordinación de su Facultad de Artes, como punto de partida del proyecto itinerante. Foto: Carina Acosta

“Elegimos esta técnica porque tiene una construcción histórica amplia y sólida, que incluye un lenguaje particular y es común para las universidades involucradas que innovan en el proceso de creación (impresiones, presión, fotografía...)”, le contó León Borja a este diario. Las piezas, originales y múltiples, están suspendidas en el MUCE (junto al Teatro Universitario) y en la Biblioteca del Centro de Información Integral (junto al Hospital del Día).

El traslado de las obras también se facilitó porque son de formato pequeño y, en 2018, las 20 instituciones participantes generarán espacios comunes a través de sus mallas distintas curriculares.

La curaduría fue inclusiva

El  jurado de selección tuvo como criterio la calidad de las propuestas, el que visibilicen un problema propio del arte y que guarde coherencia entre su contenido y discurso con la técnica usada. Cada institución participante tendría representantes en la muestra. Así lo decidieron quienes deliberaron con votos.

En el marco de la Bienal se realizan exposiciones,  talleres, conferencias magistrales, mesas redondas, con exponentes internacionales y  ecuatorianos, además de  actividades paralelas como mediaciones con gestores culturales.

Los soportes de las obras son acrílicos y, en la inauguración, se conoció a la ganadora del Premio Único del Jurado, la mexicana Marisol Rojas Oliveros. Ella, que trata temas de género, estudia en la Universidad Iberoamericana de México.

Además, un premio del público se definirá al final. La conferencia ‘Técnicas gráficas: Medios conbinables’, a cargo de Rodrigo Cuvi irá de 11:30 a las 13:30 de hoy, en el Aula de Posgrado de la Fauce. En el vestíbulo iniciará la exposición Gráfica mexicana que estará allí hasta el 30 de noviembre. (I)

Datos

La primera edición de la Bienal de la Pequeña Estampa de Latinoamérica y el Caribe convocó a 293 artistas de 20 países, la selección final fue de 162 obras expuestas.

La exposición llamada Gráfica de estudiantes. Archivo de grabado será del 17 al 30 de noviembre en el Aula 404 de la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador (Fauce). Hay varias actividades.

Desde el próximo año, la Fauce tendrá un centro cultural en La Tola, allí se han vinculado con los moradores. La casona, de 2.000 metros cuadrados, será rehabilitada luego de haber sido adquirida por la UCE. (I)

Hernán Cueva es el coordinador de la primera Bienal. Las obras están en el Museo de la Universidad Central.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado