Juana Neira: "Desde el lanzamiento de la FIL-QUITO 2020 la página ha tenido 18 mil visitas, 60 por minuto"

La pandemia orilla a una extraña ecuación: separa a las personas, pero también las une, porque la virtualidad no tiene límites.
08 de diciembre de 2020 15:10

La inauguración de la Feria del Libro Quito 2020 se inició con la participación del presidente de la República, Lenín Moreno, quien vía telemática saludó el evento, ponderó las virtudes del libro y felicitó a ilustradores, escritores, editoriales y lectores. 

"Qué gusto participar, aunque sea de manera virtual, en la XIII Feria Internacional del Libro de Quito. He dicho que una ciudad sin libros y sin bibliotecas es una ciudad sin alma", empezó su alocución. 

Luego puso de relieve el lema de la Feria: "Leer es otro modo de encontrarnos", porque "nada más acertado para la realidad actual". 

Los riesgos de esta pandemia, dijo más adelante, han obligado a alejarnos de varios seres queridos y acercarnos más con otros. "Estamos en una época en la que todos necesitamos compañía, y no hay mejor compañía que un libro, después, por supuesto, de un familiar o un amigo querido", remarcó. 

La magia del libro permite soñar, dijo el jefe de Estado, y aclaró que si bien la modernidad ofrece diversas oportunidades de aproximación a la lectura, el encanto y el placer de tener un libro en las manos jamás será superado. 

"Tocar sus páginas, hacer anotaciones y admirar su edición tienen un valor inigualable que debemos inculcar a los niños siempre, desde temprana edad, para que aprendan a inspirarse con la vida, al igual que con cualquier actividad artística". 

Además felicitó a las embajadas participantes, a las editoriales, a las librerías, a los ilustradores, a los promotores y a las organizaciones, públicas y privadas. 

"Gracias a todos por mantener viva esa llama del arte literario y del conocimiento. Sin duda alguna, esta Feria cada día gana más espacio y más prestigio. Bienvenidos, todos ustedes, a esta cita de las letras y la cultura", finalizó. 


Luego tomó la palabra la escritora y gerenta General del Libro y la Lectura, Juana Neira, quien habló sobre la lectura y su propósito de que esta se convierta en el eje fundamental de las políticas publicas.

"Un libro debe ser parte de la canasta básica en este país; solamente la lectura nos hará más empáticos, más solidarios, más inclusivos y, obviamente, más libres", manifestó.

También resaltó que se debe poner todo el contingente para que los niños, las niñas, los jóvenes y los adultos del país tengan un acceso democrático al libro.

"Nuestra meta debería estar enfocada en activar toda la red de bibliotecas públicas, en beneficio de todas las ciudadanas y todos los ciudadanos. Es por eso que este día es muy importante. La inauguración de una feria del libro ("leer, otra forma de encontrarnos") debe multiplicarse en todo el país".

Además habló del incansable trabajo que le ha supuesto la organización de la FIL- Quito 2020 y agradeció la entrega y el compromiso de los equipos del Plan del Libro y del Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Agradeció a la Organización de Estados Iberoamericanos por su apertura y contribución; a la Cámara Ecuatoriana del Libro por su colaboración decidida, y, especialmente, a dos actores fundamentales: Santiago Vizcaíno, curador de la Feria; y a Leonor Bravo y Girándula por el pabellón infantil y juvenil dispuesto en la feria virtual.

"Contaremos con cuatro pabellones que tienen capacidad para 88 expositores entre librerías y editoriales del país; cuatro auditorios que estarán activos simultáneamente, uno exclusivo para las actividades literarias de niños y jóvenes".

También destacó que la organización de la FIL-Quito 2020 ha hecho un homenaje "a autoras emblemáticas de nuestra memoria literaria, como Ileana Espinel, Lupe Rumazo, Aurora Estrada y Alicia Yánez Cossío".

Dio además durante su participación cifras alentadoras: desde que lanzaron la página de la Feria esta ha tenido 18 mil visitas; 60 nuevos usuarios por minuto.

Finalmente, parafraseó a Jorge Luis Borges: "Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros, hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros".










Luego tomó la palabra Sara Jaramillo, directora y  representante permanente de la Organización de Estados Iberoamericanos en el Ecuador. 

"Leer ha sido un refugio, las historias de nuestros escritores favoritos nos han hecho andar mucho en estos tiempos duros de pandemia", dijo Jaramillo. 

Desde la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura "nos sumamos a la apertura de estos espacios que resaltan y multiplican el valor de la creación literaria", manifestó más adelante. 

El presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro, Oswaldo Almeida, se pronunció también en el evento inaugural y dijo que el libro es probablemente una de las creaciones más nobles y versátiles en la historia de la humanidad: "un libro es un amigo, un maestro, un confidente de nuestros pensamientos, un compañero de viaje, un cómplice de nuestra imaginación...". 

También sostuvo que este año una vez más como Cámara Ecuatoriana del Libro decidieron apoyar este encuentro con el libro sabiendo de antemano la enorme necesidad que tiene el sector para poder reactivarse. 

José Daniel Flores, director ejecutivo del Instituto de Fomento a la Creatividad y la Innovación, se refirió en su discurso a la importancia de diversificar la lectura, de ahí que desde el área que lidera decidiera lanzar dos líneas de fomento, la primera, la de creación: con la publicación literaria de lenguas indígenas, para fortalecer el uso de las lenguas maternas pertenecientes a pueblos y nacionalidades del Ecuador, proyecto al que serán destinados 39 mil dólares, repartidos entre 6 proyectos para igual número de beneficiarios. Es decir cada uno de los ganadores recibirá 6.500 dólares.

Las inscripciones, anunció, estarán abiertas entre el 14 de diciembre y el 8 de enero.

La otra línea de fomento, la de desarrollo y proyectos editoriales, contará con la asignación de recursos tanto en formato tradicional como innovadores. Hay dos tipos de postulaciones, la de proyectos alternativos y convencionales. "Serán recibidas 12 postulaciones por un monto total de 200 mil dolares, cuatro de productos editoriales convencionales de hasta 25 mil dólares por proyecto, y ocho de productos editoriales alternativos de hasta 12.500 dólares por proyecto", aclaró. 


Finalmente la ministra de Cultura, Angélica Arias, tomó la palabra. Durante su intervención habló sobre la extraña ecuación a la que orilla la pandemia: separa a las personas, pero al mismo tiempo las une porque "descubrimos que  la virtualidad no tiene límites". 

"Estamos en un universo digital casi distópico; cada vez más descubrimos cómo superar mejor las limitaciones y juntarnos a través de un puente de letras". Esta  feria, dijo además, tiene aroma de mujer, con narradoras excepcionales invitadas. 

Las pérdidas por la pandemia son sustanciosas, por eso el reto es reactivar la industria editorial.  "Esta feria es terreno fértil para la literatura", remarcó. 

Tenemos que mejorar las condiciones de los trabajadores del arte y la cultura, agregó, y agradeció la generosidad de todas las personas que han hecho posible esta feria. "La FIL-Quito 2020 está a un clic de ti", finalizó.