Jóvenes están a las puertas de un nuevo ciclo musical

18 de noviembre de 2011 - 00:00

Hace 8 días, en la inauguración de las nuevas oficinas del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Luque y Pichincha, frente a la Parrillada del Ñato, piso 15), un bajista, un baterista y una sección de vientos metales (unos 7 niños y jóvenes), acompañados de una directora y el coordinador Nicolás Chang, tocaron 3 temas,  ganándose  aplausos para la escuela de música Clave del Sur, adscrita a Movimiento Mi Cometa.

Christian Delgado, Razú Cárdenas, Ana Andrade  y Chang han asumido la labor de coordinadores, hasta hace poco desempeñada por Isaac Andrade, para que su escuela continúe enseñando música a niños, jóvenes y adultos  del sector Guasmo Sur, en las cooperativas Julio Potes Jiménez, Mariuxi Febres Cordero y Derecho de los Pobres.

En las oficinas del Consejo tocaron como parte de un entretenimiento artístico, precedidos por dos cuentos, narrados por Ángela Arboleda; y algo en línea con el resumen de la historia política hasta la creación del Consejo, representada por el grupo de teatro Gestión Lúdica.

Gratamente sorprendieron a su coordinador y a su público con la melodía medieval Tourdion y la marcha Río Bravo, dirigidos por Anna Dzt, para luego regalarle al público una versión del tema Billie Jean, de Michael Jackson.

Tal vez esa última pieza se aleja de lo que les enseñan cada agosto Músicos Sin Fronteras, un grupo  de trece estudiantes de música de Alemania, quienes vienen a Guayaquil para dar talleres en la escuela de música y vivir en el Guasmo Sur, para terminar su actividad con al menos 2 conciertos.

De acuerdo a Razú Cárdenas, el último concierto abierto al público de la escuela Clave del Sur fue el 27 de agosto, en el Centro Cultural Ecuatoriano Alemán, el segundo de la IV Edición de Músicos Sin Fronteras.

Sin embargo, pocos saben que la escuela, ubicada en Guasmo Sur, cooperativa Mariuxi Febres Cordero, manzana 1.674, solares 1 y 2 (edificio Mi Cometa), permanece abierta todo el año, aunque en agosto sus integrantes se dedican a  proyectos internos.

Los instrumentos los consiguen mediante los fondos que les representan los cursos vacacionales que se dictan a principios de año; el costo es mínimo. En 2010, la matrícula fue de $ 15 y la mensualidad, $ 5. Esos fondos ayudan a que se adquieran repuestos necesarios, como cuerdas de guitarra, pero Clave del Sur cuenta con el apoyo de la organización alemana Músicos Sin Fronteras, representada por Magdalena Abrams.

Algunos voluntarios se quedan durante un año en la escuela, el último fue Leander Kempen, que organizó un concierto en la sede el 18 de junio y otro el 20 de junio en la Alianza Francesa. Actualmente  una voluntaria alemana permanece como docente.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: