Unite Gallery Error:

Gallery with alias: 16_09_18_musica_1200 not found

La lluvia acompañó a los metaleros en el reto Ibarrarock

- 17 de septiembre de 2018 - 00:00
La mayoría de músicos que asistieron al Reto 1.200 fueron jóvenes que llegaron de provincias aledañas a Ibarra.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

Más de un millar de músicos acudieron a la convocatoria de intérpretes tocando al unísono. El estadio de Ibarra los recibió con agua y el récord está en espera.

Decenas de bateristas tocan sus instrumentos de forma acompasada, sobre un mar de platillos y tambores que desprenden un brillo aumentado y congelado por la lluvia. Las baquetas se mueven en sus manos como peces en una superficie. El sonido abruma.

Dos de los percusionistas son Francisco Lora y Miguel Lafuente, de 14 y 10 años. Han cubierto sus instrumentos con plásticos hasta que la banda Bajo Sueños dé la señal y empiece la versión de ‘Nada de Amor’ que tendrá a 1.030 acompañantes (cantantes, bajos, guitarras, tambores) sobre el gramado del Estadio Olímpico de Ibarra.

Pese a su corta edad, Francisco y Miguel son exintegrantes de otros grupos, lo cual confirma su vocación y apego a la música. Llegaron temprano luego de viajar un par de horas desde San Gabriel (Carchi) hasta la capital imbabureña. Anhelan que De la Tierra salga a escena, para emular el estilo de Álex González luego de un mes de ensayos en que vieron sus presentaciones en Maná o las del cuarteto que encabeza el cartel junto a Steel Box y Equilivre, además de Bajo Sueños.

El vocalista Mauricio Calle, de esta banda, ha saltado al escenario después de un interludio que anuncia con música clásica los 20 años del disco más célebre de su cuarteto. En las gradas del estadio espera el público esparcido, mojado y la media cancha al lado opuesto de la tarima también hay asistentes.

Tras la canciones ‘Tuyo’, ‘Dama imaginaria’ y ‘Otoño’ —coreados por instrumentistas que han alzado los brazos—, Calle introduce a la audiencia a ‘Esta noche’. En ese momento se despedirá sin que eso impida la interpretación de ‘La silueta de tu sombra’ y, al fin, ‘Nada de Amor’: la muchedumbre de músicos retoma sus vitelas y los amplificadores empiezan a rugir bajo el plástico que los recubre luego de la señal de José Quinteros sobre los platillos.

Enfundado en un poncho rojo, Joel Serrano mueve los dedos sobre las cuerdas de su bajo. Con 13 años a cuestas, lleva siete con el instrumento y ha llegado en compañía de su hermano y Denys Ibarra (20), el baterista de su banda, Aya Llacta, quien también está sobre el césped. “Hacemos una mezcla de folclor ecuatoriano con metal, inspirados en Curare”, dice sonriendo en medio de músicos que acomodan sus equipos bajo el frío y el agua.

Pasadas las 20:00, el millar de músicos en la cancha también ha interpretado una versión acortada de ‘Another Brick in the Wall’, de Pink Floyd y ‘Seven Nation Army’, de White Stripe con la batuta de Steel Box; además de ‘Cuéntame’, de Equilivre. Entonces, la lluvia les da un respiro no muy prolongado.

En memoria de Sais y Cuesta
El récord Guinness de la banda más grande del mundo tocando al unísono lo ostenta Pekín, China con 953 músicos en escena. El conteo de asistentes la tarde del sábado pasado en Ibarra incluyó a una chica que tuvo el gafete 954. En total llegaron más de un millar, de 1.600 inscritos.

“El ausentismo fue grande”, admite Pablo Montiel fuera del estadio. Él dio el anuncio después de que un notario (Diego Andrade) estuviera entre los convocados. El miembro de Ibarrock se mostró emocionado al dedicar la gesta a los músicos Daniel Sais (1962-2018) y Hittar Cuesta (1971-2018). Del segundo se proyectó un video conmemorativo ante el aplauso de los asistentes y su hijo Randy —también guitarrista—, agradeció a quienes cumplieron el reto.

Andreas Kisser (guitarrista de Sepultura), Andrés Giménez (cantante y guitarra de Animal), Harold Hopkins (bajista de Puya) y Álex González (baterista de Maná) componen De la Tierra y estuvieron en escena a las 21:00.

‘Valor interior’ y ‘Puro’ estuvieron entre su repertorio. “Es increíble el aguante que tienen abajo de la lluvia”, soltó el carismático Giménez para presentar ‘Somos uno’ y ‘El chamán de Manaus’ que canta el poderoso Kisser. La noche cerró con la versión de ‘Me vale’, de Maná, a cargo de González, su coautor.

Consultado por este diario, Montiel indicó que dentro de dos semanas, Guinness dará su veredicto sobre el registro audiovisual y documental que presenten para confirmar el récord ecuatoriano. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: