Género, tradición e identidad en la muestra Urbegrafías

19 de julio de 2012 - 00:00

En el Centro Cultural Benjamín Carrión, un total de 30 escritores y artistas visuales de Ecuador retratan, recrean y visualizan, desde diferentes técnicas artísticas, las vivencias de la gente y los misterios que encierran sus ciudades.

Once caballitos de madera forrados con billetes de cinco, diez, cincuenta y cien sucres son parte de la obra “Sucre se fue a volver”, que realizó personal del Colegio de Artistas Profesionales de Pichincha (CAPPP), una de las instituciones que participó en el II Encuentro de Creadores “Visiones Urbanas 2012” o “Urbegrafías”, que se expone hace más de 20 días en la ciudad capital.

La obra “Sucre se fue a volver” fue elaborada por seis artistas y con ella querían retratar uno de los juguetes que se utilizaban tiempo atrás y que ahora son reemplazados por los videojuegos y por elementos con mayor tecnología, dijo César Chávez, director encargado del Centro Cultural Benjamín Carrión.

Cerca de la obra se encuentra un microcuento escrito por Édgar Allan García, que describe la anécdota de tres jóvenes que cansados de ser asaltados deciden hacer justicia por su propia cuenta. Es así que disfrazan a su joven compañera de viejecilla y la ponen a vista de los delincuentes para que cuando cometan su fechoría sorprenderlos y entregarlos a la Policía.

Su venganza resultó hasta que uno de los delincuentes capturados un día los sorprendió a ellos, asaltó a la supuesta anciana, la que quedó tumbada en el piso. Los jóvenes pensaron lo peor y cuando levantaron sana y salva a la mujer descubrieron una carta del delincuente en la que agradecía por haberle enviado a la cárcel, pues desde aquel día decidió cambiar.

19-07-12-cultura-munecasChávez explica que el objetivo de la exposición que fusiona a escritores con artistas visuales es  crear un “diálogo sobre la urbe con dos lenguajes que nos son tan distintos” y con los que se retrata distintas “visiones de la ciudad”. Unos ven a su ciudad desde las tradiciones, otros desde el género, también está la violencia, la religión, el amor y la aventura. 

Dentro de la exposición se encuentran varias técnicas artísticas entre las que podemos citar, dibujos, grabados, instalaciones, intervención de espacio público, video y cerámica, de artistas que van desde los años 70 hasta la actualidad, precisó Chávez, quien añadió que la idea es tener algunas visiones sobre la construcción conceptual de las ciudades.

Una de las obras que llama la atención  son tres bustos o figuras de mujeres, en tono tomate, de distintas nacionalidades que pesadamente llevan en sus hombros una cadena de hierro. “Mujeres Urbanas” es el título que lleva la obra elaborada en cerámica por Sara Palacios, una artistas que no deja de plasmar la esclavitud que llevaron por años las mujeres.

El dibujo de Patricio Ponce, mientras tanto, revela un Quito futurista en donde se divisa el famoso Panecillo y a sus pies se observan dos trenes ligeros que salen de los antiguos túneles con dirección al norte. El contraste de lo moderno y lo antiguo “es la idea de una nueva ciudad”, la que presenta Ponce, en la que “simbólicamente se ve que se abandona el sur”, comenta Chávez.

Las cerca de 15 obras visuales que recoge la exposición están acompañadas por cuentos, poemas o fragmentos de algún texto de narradores ecuatorianos que descubrieron en su capital alguna particularidad que transformó su forma de ver y sentir su terruño. Ese es el caso de Jorge Velasco Mackenzie un poeta guayaquileño de la generación de escritores de los 70.

“Yo creo que las verdaderas ciudades están en los ojos de sus habitantes, de sus protagonistas que son su personajes. A lo largo de todos estos años, en los que he intentado describir mi localidad, lo que pude descubrir es que veía la urbe como ellos lo imaginaban”, cita el texto del guayaquileño que lleva por nombre “Poética de una ciudad inventada”.

19-07-12-cultura-caballoEl cuencano Patricio Palomeque, por su parte, mira su ciudad desde el “oficio de las personas” y para esta obra escogió al “Afilador”, que lo presentó en un video de tres minutos.

Lo particular de esta miniproducción es la ubicación de la máquina, la que está en el soporte plano de un puente, dejando ver en el fondo una calle extensa por la que circulan autos, buses y personas. El pasar de los sucesos y de los acontecimientos se da en tres minutos, en los que se deja lista la cuchilla.

Cada “artista tuvo la libertad” para realizar su trabajo, explicó Chávez y reiteró que se conjugaron los textos y las obras visuales para dar a conocer como “entienden la ciudad” los artistas de diferentes edades, localidades y épocas.

Urbegrafías “es una puesta que por segundo año consecutivo se realiza”, dijo Chávez, y añadió que el trabajo artístico fue auspiciado por el Municipio de Quito. Se mantendrá hasta el 27 de julio próximo.

Según Chávez, la exposición tiene acogida y es visitada generalmente por grupos de jóvenes universitarios, así como por maestros de arte, los que admiran las diferentes técnicas usadas por los creadores.

Las visitas y los comentarios que deja la ciudadanía nos permiten crear debates y enriquecer futuras exposiciones, añade el director encargado, mientras agrega que el “arte es algo inacabado y perfectible”. La primera muestra de Urbegrafías se realizó en agosto de 2011 y contó con la participación de 30 creadores.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar