La versatilidad del cineasta francés se muestra en una retrospectiva

Flacso Cine repasa a Alain Resnais

- 05 de abril de 2014 - 00:00
Resnais da instrucciones a su esposa, la actriz Sabine Azéma, durante el rodaje de Mélo, película que se exhibirá el martes a las 17:30. Foto: Internet.

La versatilidad del cineasta francés se muestra en una retrospectiva

Alain Resnais es recordado por haber desafiado las convenciones de la narrativa tradicional del cine, con películas como Hiroshima, mon amour (1959) basada en el libro de Marguerite Duras y el documental Noche y niebla (1955), un recuento sobre los campos de concentración nazis y uno de los primeros retratos cinematográficos sobre los horrores que enfrentaron los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

La muestra en Flacso Cine, que estará en cartelera hasta el 30 de abril, recorre la versátil filmografía del autor y presenta cuatro cortometrajes -Les statues meurent aussi, Toute la mémoire du monde, Guernica y Noche y niebla- y siete largometrajes: Muriel ou le temps d’ un retour, Stavisky, Mon oncle d’Amerique, On connaît la chanson, Coeurs, Mélo e Hiroshima, mon amour.

La retrospectiva va desde sus primeros trabajos, como el cortometraje Guernica (1950), hasta Couers (2006), basada en una obra del dramaturgo Alan Ayckbourn y ganadora del León de Plata al mejor director en el Festival de Venecia, en 2006.

Paulina Simon, programadora de la sala, explica que la selección de la muestra “incluye historias de amor, obras ejemplares de montaje, películas musicales, biografías, todo un espectro de posibilidades audiovisuales que muestran la flexibilidad y el talento sin límites  de uno de los últimos grandes maestros del cine francés de la nueva ola”.

Resnais nació en Francia en 1922 y fue hijo único, un niño solitario y asmático. Su madre eligió educarlo en casa. Al cumplir 12 años, su padre le regaló una cámara Kodak de 8 milímetros, lo que marcó el inicio de su relación con el cine.

A los 17 años incursionó brevemente en la actuación, pero terminó estudiando edición en el recién inaugurado Instituto de Altos Estudios Cinematográficos de París.

Le fascinaba la posibilidad de desafiar la estructura lineal y la concepción del tiempo para contar historias a través del cine, y la edición era un arma perfecta para lograrlo.

“Alain Resnais murió a los 92 años. Un mes antes estrenaba su última película en el Festival de Berlín. Fue siempre un cineasta prolífico. Dirigía una película cada año o cada dos años y esa había sido su rutina desde que tenía 14”, dice Simon. A esa idea, la programadora agrega que Resnais “filmó su primer corto como cineasta amateur y ya desde la década del 50 trabajaba en cine como montajista y dirigía cortometraje de temas sociales, artísticos e históricos”.

Noche y niebla, que se exhibirá el miércoles 9 junto a Guernica, es un documental que mezcla imágenes a color de lo que quedó de los campos de concentración nazis tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, con registros en blanco y negro sobre las torturas y el sadismo al que eran sometidos los prisioneros judíos.

Con este filme, Resnais trata por primera vez un tema que se haría recurrente en su obra: cómo retratar el horror, el dolor o el sufrimiento extremo sin legitimarlo o naturalizarlo.

Con Hiroshima, mon amour, estrenada en 1959 (y que estará en cartelera el 11 y 18 de abril), vuelve a surgir el dilema de cómo hablar de un tema doloroso y complejo, el ataque nuclear a Japón. Entonces Resnais se vuelca por hablar justamente de la imposibilidad de hablar de Hiroshima.

En la película se entreteje una melancólica historia de amor entre una actriz francesa (Emmanuelle Riva) y un arquitecto japonés, mientras en Hiroshima se siguen viviendo las consecuencias del lanzamiento de la bomba atómica y la ocupación alemana en Francia. Se evidencia la inclinación del realizador por ignorar las nociones convencionales sobre el argumento cinematográfico, manejando saltos de tiempo y un relato no lineal de la historia.

“No es mi rol dar explicaciones. El espectador puede encontrar su propia solución y es probable que sea muy buena. Mi explicación no será la misma ni será más válida que la de cualquier espectador. Pido la colaboración del espectador porque creo que es la mayor muestra de respeto que puedo darle”, aseguró Resnais en una entrevista en video con Francois Chalais en 1961.

En ese diálogo -que se puede ver en YouTube-, Resnais resume su mirada sobre su propio oficio. El entrevistador le pregunta si el cine está vivo, muerto o a punto de nacer. “El cine fluye constantemente, como un río”, responde sonriente.

Datos

Alain Resnais llegó a dirigir más de 40 filmes a lo largo de su carrera.

Hiroshima, mon amour, la película emblemática del francés, estará en cartelera el viernes 11 (19:30) y el viernes 18 de abril, 17:30.

Noche y niebla, el corto documental sobre los campos de concentración nazis, se exhibirá el miércoles 9 y el miércoles 30 de abril, a las 17:30.

La sala está ubicada en San Salvador E7-42 y La Pradera. El costo de la entrada es $ 2. Más información sobre la programación en: www.flacsocine.com.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: