Ecuador, 11 de Agosto de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

El autor es máster en estudios literarios y dirige talleres de escritura

Estética de la indolencia: el salto del poeta al poema

Estética de la indolencia: el salto del poeta al poema
25 de octubre de 2015 - 00:00 - Redacción Cultura

Este viernes se anunció a Santiago Peña Bossano como ganador de la 40 edición del Premio Nacional de Literatura Aurelio Espinosa Pólit 2015, en el género ensayo por su trabajo en Estética de la indolencia.

De acuerdo a un comunicado de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), el jurado (conformado por Susana Aguinaga, Manuel Villavicencio y Alfonso Espinosa) consideró a Estética de la indolencia un ensayo original, pues problematiza la situación del artista y su obra en el mundo contemporáneo, con estilo fluido y persuasivo.

Peña estudió en la Escuela de Lengua y Literatura de la PUCE y tiene una maestría en Estudios literarios en la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente coordina talleres de escritura creativa en Kafka Escuela de Escritores.

“Se sabe de dos caminos: el del poeta y el del poema. El poeta cuenta las hazañas del héroe y recrea el poema; actividad (en su mayoría) incompatible con la poesía. El poeta es un receptáculo del mundo, una perspectiva, el interior de la ventana; el poema es el héroe, la acción, el exterior. Estética de la indolencia habla de ese salto: del pasar de poeta a poema”, comentó Peña en una entrevista con este diario sobre su ensayo, en el cual trabaja con dos personajes literarios como base: Bartleby, el escribiente del escritor estadounidense Herman Melville y Meursault, el protagonista de Albert Camus en El extranjero.

Los jurados resaltaron sobre el trabajo su originalidad al problematizar la situación del artista y su obra en el mundo contemporáneo “con estilo fluido y persuasivo. El texto ganador posee una estructura sólida, expone y argumenta la poética de lo bello, su carácter inasible y múltiple, y la problemática de la deshumanización de las artes en un mundo globalizado. Evidencia una riqueza polifónica al dialogar con corrientes clásicas y contemporáneas para suscitar el debate”, resalta un comunicado de la PUCE.

Para el autor de Estética de la indolencia el arte como creación siempre es humano. “Nace del humano para el humano. Hablo del arte de verdad, ese que traspasa la fibra y llega al fondo. En tanto creación se deshumanizan personajes, ambientes, se cosifica todo, eso es característica de la modernidad, cuando las cosas tienen más importancia que las personas”. Aunque se traten esos temas, no quiere decir que el arte se haya deshumanizado”, dijo Peña. El autor considera que si bien Bartleby y Meursault son dos personajes excluidos, las obras tienen tanta resonancia, precisamente por ser terriblemente auténticas, humanas.

Peña recalcó además que toda su postura en el ensayo “es puramente dentro de la creación. No hay que confundir los aspectos de teorías filosóficas o humanas con la historia”, dijo al ser cuestionado sobre la influencia de esta cosificación del trabajo artístico como característica de la modernidad en el desarrollo de este aspecto dentro del país. “Si hablamos de las posturas de Ortega y Gasset, no creo que el arte sea para minorías, aunque exista posturas de creadores que así lo consideren. Creo que ahora, gracias a internet, el arte está al alcance de todos, lo que en principio es bueno; sin embargo, hay que estar preparados para reconocer el verdadero. En Ecuador hacen falta más artistas, muchísimos más, porque de los miles de fracasos saldrá uno que valga la pena”, dijo Peña.

Hace pocas semanas el artista uruguayo Luis Camnitzer comentaba en una entrevista que habría que cambiar el sistema de formación del arte para desvirtuar el trabajo de la lógica de mercado en la que se enmarca y mejorar al individuo y el nivel ético de la sociedad.

Para Peña, “el arte no debe tener ninguna utilidad más que la distracción y quizá el hedonismo. Pero es una postura muy personal. Para mí lo importante es la estética de la obra en sí, aunque esta induzca a matanzas y no al hombre bueno. Estética de la indolencia no apela a un llamado de atención moral, sí a la fantasía literaria. El que quiera literatura que apele a la moralidad del individuo encontrará la respuesta en los muchos libros de autoayuda o en la Biblia. Y la literatura que fuese creada con ese fin, de entrada, traiciona la naturaleza humana”. (I)

Datos

El jurado de la XL edición del Premio Nacional de Literatura Aurelio Espinosa Pólit estuvo integrado por dos académicos: Dra. Susana Aguinaga y Dr. Manuel Villavicencio, y por el escritor y periodista Alfonso Espinosa.

Este año el Premio lanzó su convocatoria en género ensayo para escritores ecuatorianos. Una de los requisitos sobre la extensión fue que el ensayo pueda editarse como un libro.

El Centro de Publicaciones de la PUCE hará la primera edición de la obra premiada; el autor recibirá el 10% del número total de ejemplares editados y se sujetará a lo establecido en las normas del Centro.

El escritor Wladimir Chávez, uno de los ganadores de este certamen, dijo que este es uno de los premios más prestigiosos del país, pero lamenta la poca distribución de las obras.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media