"En-Demolición", una cartografía citadina

- 11 de febrero de 2019 - 00:00
En Levedad el autor dejó sus rastros de pintura e insectos, entre huellas de lo que fue una vivienda guayaquileña.
Fotos: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

Luis Chenche presenta una muestra individual en la Galería Mirador de la U. Católica. Las ruinas son testimonio de una época que se pretende cambiar.

La liminalidad es el umbral, el espacio de transición en el que un objeto está por transformarse. El artista visual guayaquileño Luis Alberto Chenche alude a esta noción en su recorrido por la ciudad que habita. Se fija en las casas de construcción vernácula, hechas de mangle, para asistir a su deterioro y posterior demolición.

Chenche se vuelve testigo de la ruina de los cuerpos en un espacio conocido, que -en un afán de progreso- se desplazan para ser reemplazadas por cemento. En su trabajo temprano el artista ya hacía un señalamiento sobre estos puntos de tensión desde el dibujo, casi siempre en grafito porque la ruina tiene una condición gris.

Dos años después de presentar The Nameless City en París, como parte del Premio Residencia que ganó en la XIII Bienal de Cuenca, en la muestra En-Demolición replantea su formulación pictórica para establecer tejidos en el concepto de liminalidad que acuñó el etnógrafo francés Arnold van Gennep y, luego, el antropólogo cultural Victor Turner para señalar jerarquías en un determinado tiempo y espacio que se piensan desde las fases previa, intermedia y posterior.

En Rites de passage, Luis Chenche presenta una decena de cuadros como registro fotográfico de un performance que hizo en una casa en ruinas.

De-Molición se inauguró la semana pasada en la Galería Mirador, de la Universidad Católica, y contiene instalación, video y registro fotográfico impreso en papel plano.

“El papel calco me permite enfatizar el concepto de liminal, ambas caras, estar en medio de un espacio”, dice el autor. Su práctica alrededor de la ciudad intenta llevar al espectador a los recorridos en los que él es testigo de la ruina porque hay que recorrer las obras, enfrentarlas.

De entrada el espectador acude a una estructura derrotada, donde los pilares de lo que fue una casa de mangle están en pie, sosteniendo un espacio vacío, del cual guindan fragmentos de paredes de cemento. En la instalación Levedad, la pintura, las telarañas y hasta las alas del comején que arruina al mangle están en las columnas que se fragmentan en el suelo.

En la otra sala está una selección de inmuebles en proceso de demolición para imprimirlos en un formato de cuadro de medianas dimensiones en papel plano. Así simula los colores de una acuarela en una serie de construcciones en ruinas ubicadas en zigzag, como un objeto escultórico. Hay que agacharse para ver la obra Estatus-atemporal.

Hasta la sala de Levedad el autor presenta una serie de 10 cuadros trabajados con fotografías a colores y en blanco y negro. Rites de passage es un registro de un performance del autor, en el que durante sus recorridos toma una de las columnas de una casa en ruinas para atravesar sus imágenes. Esa columna simula tener continuidad en la impresión, superpuesta como collage, una forma de hacer que se encuentren tres espacios temporales.

La muestra cierra con un croquis en lápiz que señala cada una de las casas que fueron parte del recorrido del artista. Chenche une su registro superpuesto sobre una sombra en negro, un material gris de espacios que posiblemente ya no existen. 

Carlos Terán Vargas, antropólogo y docente de la Universidad de las Artes, que acompaña este proceso de trabajo sostiene que “En-Demolición se presenta como la evidencia y el énfasis de modos de representación desde la práctica del tránsito, exploración y diseño que buscan aproximarse a determinados espacios arquitectónicos de Guayaquil; espacios que franquean hacia su desaparición, ruinas o transformación”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: