Ecuador es invitado de honor en la FIL de Uruguay

- 08 de octubre de 2018 - 00:00
Entre las mesas de diálogo está “Una visión de la literatura ecuatoriana” o “Apuntes de literatura contemporánea”.
Foto: FIL Uruguay

El Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador seleccionó a 17 autores para su participación, sin que haya sido socializado el modo de escoger la propuesta.

Ecuador es el invitado de honor a la 41 Feria Internacional del Libro de Uruguay que se realiza durante 14 días, desde inicios de este mes de octubre, en Montevideo.

El ministro de Cultura y Patrimonio de Ecuador, Raúl Pérez Torres, reflexionó en la inauguración del encuentro sobre la forma en que el realismo de los 30 y eventos posteriores como la Revolución cubana fundaron una serie de núcleos intelectuales del sector medio que “ya no respondían a los intereses de las clases dominantes”.

Habló de las luchas de clases, del deber ser de la cultura “por revalorizar la dignidad humana”. Se refirió a su quehacer literario y entre sus conclusiones dijo que “en Ecuador están creciendo poetas, desde las alcantarillas, desde las mazmorras, salen de los árboles, de los arupos y los jacarandás, de las montañas y la selva, de los suburbios, de las iglesias, y hasta de los confesionarios”.

Para Uruguay, la presencia de Ecuador “significa tener acceso a una de las ventanas culturales más significativas donde a través de las letras, la gastronomía, la música y el cine, el invitado refuerza sus vínculos con la región y presenta al público lo mejor de su producción cultural”.

La programación del país en el encuentro literario mezcla un ciclo de cine, charlas sobre literatura contemporánea, lecturas de poesía, conciertos con autores como Margarita Lasso o Enrique Males; una fusión entre el pasado y el presente con la presencia de algunos autores, que en casos como el de Kintto Lucas, Pascual Yépez o Silvia Stornaiolo su producción literaria está a la par de su trabajo como funcionarios públicos.

Entre las conferencias que propuso el país está “Apuntes sobre la literatura ecuatoriana contemporánea”, a cargo del ministro de Cultura, Pérez Torres; “Una visión de la literatura ecuatoriana” a cargo de Francisco Proaño Arandi, autor que fue parte del movimiento Tzántzico, en los sesenta y una de las referencias de Pérez Torres en su discurso.

Además está prevista la presentación de una Antología de la poesía ecuatoriana contemporánea, con los editores Roberto Bianchi y Ruth Cobo.

De una manera más reducida, dentro del programa de Ecuador en Uruguay, está la intervención de autores con producción actual como Ernesto Carrión, quien participa en el diálogo “La novela o narrar lo que vive un país”; Daniela Alcívar, quien es parte de la mesa “Las nuevas propuestas de los talleres de literatura”; o María Auxiliadora Balladares y Andrés Cadena que son parte de una mesa denominada “El relevo generacional o la nueva narrativa en el Ecuador”.

La sorpresa del encuentro y una de las mayores expectativas es tal vez la participación del escritor Raúl Vallejo, también exministro de Cultura, en el diálogo “La novela y su vínculo con la historia”.
Mesa planificada sin saber que Vallejo ganaría en estos días el Premio de Novela de la Real Academia Española por su libro El perpetuo exiliado, publicado en 2016.

Entre los autores llevados por la cartera de Cultura se encuentran Williams Castillo, Santiago Vizcaíno, Alicia Ortega, Raúl Serrano, Ramiro Arias, Gabriela Ponce, Ruth Cobo, Abdón Ubidia, Édgar Allan García, Juan Montaño y Roger Icaza.

Este diario pidió al Ministerio la forma en que se seleccionó y armó la agenda del país en el encuentro literario de una de las naciones con mayor índice de lectura en la región, sin obtener respuesta.

La participación de Ecuador sin autores premiados y publicados internacionalmente de manera reciente generó algunas críticas en redes sociales.

El escritor Mario Campaña hizo un análisis del discurso del Ministro, señalando su similitud con uno que dictó en 1997, hace 21 años, en el Centro cultural del BID.

Para Campaña “el artículo es cronológico, escolar, con errores graves y un nivel de argumentación bajísimo”, en cuanto a su modo de abarcar la literatur de 1770 a 1960 para luego concentrarse en su generación de autores.

La escritora María Fernanda Ampuero también cuestionó la participación de los autores de esta Feria del Libro sin obtener respuestas aún. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: