El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.28/Nov/2021

Cultura

Tendencias
Historias relacionadas

Dissipare reúne trabajo de 5 artistas en Khôra

Eukarya Periferia es un cuerpo artístico que trabaja por fuera de los circuitos oficiales y que ahora presenta su tercer proyecto en una galería.
07 de marzo de 2018 00:00

Cinco jóvenes artistas exponen en la galería Khôra su trabajo plástico, uno que se relaciona –sobre todo– por el uso de múltiples y vivos colores. A pesar de las coincidencias en ciertas tonalidades estridentes y contemporáneas, cada uno narra diferentes historias que tienen que ver con la familia, la infancia, los objetos cotidianos, la religiosidad y la subjetividad.

Paint (Jorge Ruiz), José Carlos Guijarro, Pedro Álvarez, Francisco Padilla y Esteban Pérez son los 5 artistas que se juntan en la muestra Dissipare, la cual estará abierta hasta el 31 de marzo en la galería quiteña.

Dissipare es una exposición organizada por Eukarya Periferia, un colectivo que prefiere llamarse “cuerpo artístico” y que trabaja de distintos modos: en muestras de arte colectivas, en procesos de investigación artística o en curadurías. Quienes componen este “cuerpo” son:  Luis López, Flora De Neufville, Ana Isabel Segovia y Ana Viteri; todos ellos estudiantes de la carrera de Arte Contemporáneo de la Universidad San Francisco (USFQ).

Paint (Jorge Ruiz), José Carlos Guijarro, Pedro Álvarez, Francisco Padilla y Esteban Pérez presentan su obra plástica en la muestra colectiva Dissipare.

El proyecto, dice Ana Viteri, “nace por la necesidad de producir cosas. Como todos estudiamos arte nos dimos cuenta de que necesitábamos sacar más cosas, involucrarnos en distintos ámbitos”.

Ana Isabel Segovia remarca que su interés está en ocupar lugares “que no estén concentrados en los circuitos tradicionales, entonces comenzamos nuestra primera instalación en El Domo, en el Ilaló, y fue una instalación que a su vez servía como intercambio de ropa”.

 En El Domo de la Fundación Pestalozzi, Eukarya montó en noviembre de 2017 una instalación artística con prendas de vestir que fueron intercambiadas por las asistentes. “Con esta acción buscamos subvertir la forma en la que se adquiere ropa en la cotidianidad. Con el encuentro se produce una dislocación de los sitios tradicionales de compra/venta de vestimenta y lo localiza en el espacio de exhibición”, decía el grupo en ese entonces.

A esta propuesta le siguió otra en el mismo espacio, en diciembre del anterior año, y fue la exposición FASE 13, en la que mostraron los trabajos artísticos de los estudiantes de la carrera de Artes de la USFQ. A diferencia de obras más tradicionales, en Fase 13 primaron el video, la performance, la instalación y los arte-objetos.

“Nos vemos como un cuerpo artístico porque siempre nos estamos expandiendo, con alianzas, y no siempre somos los mismos. Jugamos con el centro periferia. Transitamos entre ambos sitios, no nos fijamos en ningún sitio, sino que siempre nos movemos”, reflexiona Luis Andrés López.

Anamaría Garzón -curadora, dueña de la galería y profesora de quienes forman Eukarya y de los artistas expuestos- lanza una pregunta sobre este trabajo: ¿Cómo curas a los curadores? “Pasa que, por un lado, ya me estaba cansando de tener una voz, de repetir tus propias visiones, tus propias formas de trabajar. Y sí me hacía falta ver cómo otros trabajan, así que les cedí el espacio”.

Cinco modos de mirar
Las 4 pinturas hiperrealistas de José Carlos Guijarro se ubican en la infancia y plantean una pregunta desafiante: ¿en qué momento el mundo impoluto de los niños se convierte en uno lleno de violencia y vejaciones? Los trazos duros del artista dibujan situaciones infantiles que dan cuenta de un mundo sórdido.

Paint es como firma Jorge Ruiz, un grafitero que pinta en las calles desde hace 9 años y que expone un cuadro en el que mezcla su arte urbano con uno más figurativo. Paint hace de su abuelo un retrato con técnicas del grafiti. Su obra –por la mirada dura de abuelo– es un tributo a la memoria y a la familia.

El artista cuencano Pedro Álvarez, quien estuvo en la Casa Nodo, propone una serie de 3 cuadros abstractos basados en muebles, un objeto tan cotidiano que puede derivar en composiciones de una gravitalidad plástica.

En la obra de Francisco Padilla la reflexión religiosa         -aunque él no lo sea- ocupa un lugar central. El artista presenta 2 cuadros basados en unas momias peruanas de la cultura Chachapoyas y en la Virgen María. Ahora está explorando en el arte digital.

Esteban Pérez, finalmente, expone 2 pinturas abstractas en las que el sentido le gana a la racionalidad. Parecen mapas mentales que no conducen a ningún camino. Los cinco artistas son (o han sido) estudiantes de la USFQ. (I) 

Luis López, Flora De Neufville, Ana Segovia y Ana Viteri integran Eukarya Periferia. Ellos son estudiantes de Artes en la Universidad San Francisco de Quito.
Fotos: Mario Egas / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado