Juan Fernando Velasco, ministro de Cultura y Patrimonio

La cultura es un sector productivo

El Ministro plantea la necesidad de construir acuerdos para que los contenidos culturales que se han creado en Ecuador tengan una mayor difusión y lograr así que los ingresos devengados se sigan reinvirtiendo.
08 de mayo de 2020 00:00

La pandemia por el coronavirus ha afectado a la inmensa mayoría de los trabajadores del país y entre los sectores que no han podido generar ingresos está el del arte y la cultura.

Juan Fernando Velasco, ministro de Cultura y Patrimonio, en entrevista con EL TELÉGRAFO, habló sobre esta problemática, la implementación de un plan de contingencia y las políticas públicas de esta cartera, entre otros temas.

Velasco se refirió inicialmente al proyecto piloto que se aplicará este sábado y domingo en varias ciudades del país, consistente en serenatas por el Día de las Madres, a cargo de miembros del Registro Único de Artistas y Gestores Culturales (RUAC).

La muestra estará sujeta a un estricto protocolo de seguridad y, según su resultado, derivará a otras modalidades para “paliar de alguna manera la necesidad que tiene este sector que no ha podido generar ingresos en mucho tiempo”.

“Hemos hablado con los alcaldes de varias ciudades, alineados en que será un desafío, pero también un envío anímico importante para la ciudadanía que el Día de la Madre puede escuchar música y lograr que todo lo que hemos vivido por un momento se detenga”.

¿Cómo marcha la implementación del plan de contingencia para enfrentar la pandemia?

El plan tiene dos etapas; una primera que tiene que ver con la emergencia, con la posibilidad de generar recursos para el arte y la cultura.

El próximo lunes, el MCYP, desde el Instituto de Fomento a las Artes, Innovación y Creatividades (Ifaic), va a lanzar una línea de fomento de $ 1’000.000, cuyo objetivo primordial será generar ingresos para la mayor cantidad de trabajadores de la cultura, con proyectos que serán transmitidos a través de plataformas digitales o de la televisión.

Esa es la primera etapa del plan que tiene otra audiovisual y la siguiente que tiene que ver con la posibilidad de generar procesos, de reinventarse como sector. Una segunda etapa tiene que ver con la dinamización, con una posibilidad de reactivación y recuperación.

Vamos a tener que redefinir los mecanismos de fomento, replantearnos el quehacer de las artes y de la cultura, generar protocolos, reglamentos y normativas que le den estructura a estas nuevas maneras de entender la circulación de productos y servicios artísticos y culturales.

También necesariamente tendremos que construir acuerdos para lograr que los contenidos hechos en Ecuador tengan mayor difusión, elegir el producto ecuatoriano sobre el extranjero, para lograr que los ingresos se puedan seguir reinvirtiendo.

Hay críticas a las políticas públicas del Ministerio...

Primero hay que definir qué es política cultural. Tiene que ver con el reconocimiento de este sector como un sector productivo, ciudadanos sujetos a derechos que el Estado tiene la responsabilidad de garantizar. Esto es el centro de la política cultural que hemos estado planteando.

Más o menos 30 días después de que asumiéramos el cargo, el presidente Lenín firmó el decreto mediante el cual prácticamente todos los servicios artísticos y culturales estaban exentos del IVA; eso es política cultural, reconocer a este sector como productivo y prioritario.

Logramos que en la ley de simplicidad tributaria el sector de la cultura sea reconocido como un sector prioritario también y al ser reconocido como tal, los nuevos emprendimientos no pagan impuesto a la renta entre los primeros cinco y siete años; de la misma manera es un sector prioritario cuando se invierte en arte y cultura y se reconoce hasta el 150% de lo invertido. Hay créditos diseñados para artistas y gestores culturales desde la banca pública. Por primera vez, con este Gobierno, estamos poniendo el tema de la cultura como un sector productivo, cosas que a la gente le cuesta entender pues fueron muchos años de pensar que la cultura era simplemente diversión.

Hemos buscado que las instituciones del Estado reconozcan a este sector como un sector productivo y hemos peleado por eso desde el primer momento,

Tenemos asignaturas pendientes como el tema de la Seguridad Social para este sector, que es parte de los planes aunque ahora está todo trastocado por la pandemia, pero seguimos luchando para que el Ministerio de Finanzas y el SRI lo reconozcan como productivo y hayan políticas públicas para eso.

¿Cómo va la aplicación de la Ley de Cultura?

Hemos hecho respetar la ley y creo que eso es parte de la política pública.

Tenemos muchas instituciones adscritas como museos, elencos nacionales, orquestas, sitios arqueológicos y la ley nos permite entender cuál es el camino para cada una de las acciones que realizamos, sin esta ley se haría muy difícil determinar cuál es el verdadero norte de nuestra gestión. (I)

Contenido externo patrocinado