Una “Ciudad pretexto” va a la pantalla alentada por lo marginal

- 26 de mayo de 2019 - 00:00
El equipo de actores con el que empieza esta serie fue parte de un proceso de casting hecho por Raúl Teba. Esta es la primera fase de adaptación de cinco novelas.
La Mona Films

El escritor Ernesto Carrión ha escrito el primer guion de cinco de sus libros, que serán adaptados en una serie audiovisual a la que sus productores quieren llevar a la televisión en streaming. Esta semana arranca el rodaje.

En los 90, la Constitución de Ecuador penalizaba con hasta ocho años de cárcel a quienes mantuvieran relaciones homosexuales adultas consentidas. En Guayaquil, una ciudad puerto, en cuyos alrededores de una de sus calles centrales, además de tener un monumento a la Independencia, había travestis que se prostituían, aquella ley promovía una especie de toque de queda acordado, silencioso, del que nadie decía nada.

En las noticias, los cadáveres de travestis aparecían a diario luego de ser tirados en cualquier avenida de la ciudad. No había posibilidades de denuncia porque aquello era admitir que se había cometido un delito e ir a la cárcel por voluntad propia. Denunciar era autosabotearse.

La novela del escritor guayaquileño Ernesto Carrión, Tríptico de una ciudad, divide en tres momentos históricos la relación marginal que han tenido los travestis con sus conciudadanos.

Por un lado están las formas en las que se abordan sus historias, desde un trabajo de dos curiosos estudiantes universitarios, armados de prejuicios; por otro el paso de Ernesto, el “Che”, Guevara por Guayaquil y el círculo del que se rodeó, hasta las matanzas anónimas de travestis en los 90, cuando el expresidente León Febres-Cordero, a quien algunos reconocen por evitar el crecimiento de una inminente guerrilla, asumió la alcaldía de la ciudad.

En este Tríptico hay una serie de historias silenciadas que se conectan entre sí para, de alguna manera, completar un registro de una realidad, hasta ahora, no descrita.

Guevara dice, en una de sus cartas, que “Guayaquil es, como todos los puertos, una ciudad pretexto que gira alrededor del suceso diario de la entrada o salida de barcos sin vida propia casi”. Su frase hasta ahora es un enigma.
La literatura se expande

Con esta trama policial arrancará la adaptación audiovisual de cinco de las novelas de Carrión, en una serie de televisión que se titulará Ciudad Pre-Texto.

Su director, Mario Díaz espera que esta producción sea la primera ecuatoriana en estar en Netflix, o, quien sabe, hasta en HBO.

La propuesta audiovisual, producida por La Mona Films, arranca con la última parte de Tríptico de una ciudad, relatada en los 90, época en la que una serie de asesinatos a travestis comienzan a causar escozor sin ninguna denuncia.

Esta semana empieza el rodaje en Guayaquil, con un grupo de actores entre los cuales se encuentra Carlos Valencia, Priscilla Negrón, Montse Serra, Doménica Menessini, entre otros.

Luego de una larga travesía por encontrar un guionista para esta novela, Carrión asumió el riesgo de ser él quien pusiera su novela en un nuevo formato.

Luego de un periplo por España, en el que hizo una maestría de guiones con maestros como Ana Díez y de terminar 10 novelas —de las cuales dos aún son inéditas— Carrión piensa tomar partido del campo audiovisual en Ecuador.

“En la séptima novela me di cuenta que se me iba a agotar el camino y pensé en el cine”, cuenta Carrión.
Luego de terminar el rodaje de las 94 páginas de guion que tiene Tríptico, el equipo piensa continuar esta producción con las novelas Un hombre futuro, Cementerio en la Luna, Incendiamos las Yeguas en la madrugada y El día en que me faltes.

Su autor ha pensado en hilar las historias a través de dos personalidades policiacas: Miguel Cuadrado y Rosario Polanco.

Además de las personas, los cinco libros que piensa para esta adaptación tienen una base documentada en noticias y, como escenario, a un Guayaquil marginal.

“Estos procesos pasaron y hacen eco en Latinoamérica entera, no solo aquí; queremos que se entienda la secuela de esta violencia”, dice el productor, Mario Díaz.

Carrión cree que la marginalidad de Guayaquil es latinoamericana. “He leído a autores quejándose de ‘hasta cuándo se explota lo marginal’. Lo marginal es lo que pasa, lo social. Nadie quiere ver una historia de alguien que está bien.

Las historias marginales de Guayaquil, las historias ocultas, les dan fuerza a la ciudad, porque esta es una ciudad que vive dos caras”, dice el escritor.

Si el autor de Tríptico anunció ya que dejaría la poesía, por ser narrador, pues ahora considera que “hay que ser mujeres y hombres del Renacimiento. Colaborar con todo y en todo, escribir desde libretos y novelas hasta poemas, canciones y videojuegos. No acartonarse con la literatura”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: