Intercultural

La cascarilla está en peligro de extinción

06 de julio de 2020 00:00

Las propiedades curativas del árbol de la cascarilla o chinchona se conocen desde el siglo XVII, cuando se utilizó como cura contra la malaria. Posee en su corteza alcaloides indispensables para combatir esa enfermedad.

Es originario de los países andinos, pero casi ha desaparecido de la región. Se encuentra más en el sur de Ecuador y norte de Perú, entre los 1.700 y 3.100 metros sobre el nivel del mar.

A raíz de la pandemia de coronavirus, en la provincia de Loja se ha denunciado al Ministerio del Ambiente el hallazgo de plantas de cascarilla sin las cortezas. La esperanza de que ayude a contrarrestar los síntomas del covid-19 ha llevado a la sobreexplotación.

Investigadores de la Universidad Nacional de Loja, de la Universidad Técnica Particular de Loja y del Ministerio del Ambiente advierten que hasta ahora no hay pruebas científicas que verifiquen su efectividad para tratar el covid-19. (I)

De la corteza de la cascarillla se puede extraer la quinina, la cual, si se consume sin la asistencia de un profesional, puede causar la muerte.
Foto: Cortesía El Tiempo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado