Carpe diem

26 de diciembre de 2020 23:55

Carpe diem

 

Suspicaces los ojos del filósofo

condenan el júbilo

de la cansada arboleda

hacia la eternidad del pensamiento

de las cosas.           

 

Y, ¿qué son las cosas?,

preguntó un asno alado.

“Las cosas son lo que no son”,

retumbó con gravidez

una voz paleolítica.

 

Sospecha el filósofo

de su condición de tal.

Tal es su primer ímpetu,

sino sospechoso su filosofar.

 

Suelen ser los libros su refugio.

Y su casa

la de naipes

armada en la memoria de su abuela,

 

La jactancia del filosofo

torna su piel

en un médano de arena azucarada.

Pero aquél que se atreve a sembrar

una vida pujante cual grito de parto.

Ése sin darse cuenta,

cosecha los frutos del búho de Minerva.

 Alejandro Sly (1980, Buenos Aires), poeta, dramaturgo, artista plástico y académico.  

Contenido externo patrocinado