Cantina despierta las emociones con música del ayer

- 29 de septiembre de 2018 - 00:00
La Compañía del Círculo de Artes Escénicas fue la mentora de la obra Cantina, estrenada en Tumbaco en 2017.
Foto: Cortesía Círculo Artes Escénicas

Un espectáculo de artes vivas recrea en diez episodios las típicas escenas que se ven en los bares. Siete artistas multidisciplinarios interpretan cada cuadro con canciones.

El pasado jueves arrancó el festival circense que el Teatro Sánchez Aguilar (TSA) presentará durante varios fines de semana. La iniciativa socializará el concepto del teatro contemporáneo protagonizado por las artes vivas.

La Compañía del Círculo Artes Escénicas fue la primera en abrir este particular evento con el estreno de su obra Cantina, que este sábado 29 de septiembre presentará a las 21:00, en la explanada del TSA.

Se trata de un espectáculo que conjuga música, teatro, circo y danza mientras se van desarrollando escenas que se suscitan en un bar al son de temas del recuerdo.

La obra se enciende a partir de situaciones desatadas por despecho, celos, coqueteo, pelea, humor y otras, sumando diez cuadros, cada uno acompañados de famosas melodías de Julio Jaramillo, Sandro, Roberto Carlos, Amanda Miguel, entre otros.

La carpa de la Insensata es el espacio donde ocurren los  acontecimientos. Montada en su formato de circo, solo se diferencia de las tradicionales por ser una escenografía hecha sobre la base de 80 jabas de cerveza e instrumentos musicales que los artistas utilizan para sus malabares.

Alexandra Cabanilla, Pancho Arias, Matías Belmar, Juan Nepi, Fidel Minda, Tanya Sánchez y Pedro Pablo Villacís protagonizan cada cuadro alternando con la interpretación musical, las coreografías de baile y las distintas acrobacias.

“Hacemos torres de diez o doce jabas, en las cuales se hacen números de equilibrio. Es un espectáculo bien completo porque tiene toda una fusión de artes y un concepto muy sólido para la identidad ecuatoriana”, explica Tanya Sánchez, productora e intérprete de la compañía.

Ella interviene en un cuadro de trío amoroso con una rutina de acrobacia, acompañada del tema “Detalles”, de Roberto Carlos. También invita a cantar al público en un set de cumbias donde suenan las canciones de Selena y Amanda Miguel, emulando un karaoke.

“Hago un número de humor e interacción con el público porque es importante generar esta atmósfera de que los espectadores son  parte de esta fiesta”, agrega Sánchez.

Ella recalca que la obra incluye una declamación de la poesía de Julio Jaramillo, autoría del extinto periodista y escritor Fernando Artieda, interpretada con simbolismos, por Matías Belmar.

“En nuestro caso, en el circo contemporáneo no existe una unidad aristotélica de principio a fin, sino que cada episodio se resuelve en sí mismo. Son situaciones que se presentan y se resuelven en tres o cinco minutos; el hilo conductor es la música y el movimiento”, detalla Belmar, músico y actor del Círculo de Artes Escénicas.

Tres meses les tomó armar esta producción que lleva ya 13 presentaciones en Tumbaco, en donde tenían establecida su carpa.

Paradójicamente, Cantina fue el espectáculo que detonó una serie de reproches por parte de un minúsculo grupo de habitantes de este cantón, quienes estuvieron en desacuerdo con su presentación por –supuestamente– causar bulla e irrespeto.

Sin embargo, Belmar corrige esta mala apreciación señalando que el lenguaje que utilizan es simbólico y el problema en dicha ocasión fue la mala interpretación de su proyecto.

“De repente verás jabas que se transforman en radios, edificios, paredes y hasta calles”, explica Belmar y agrega que su compañía no tiene un lineamiento, por lo que en cada escena o canción de Cantina plasman sus destrezas en armonía.

Por ejemplo, en uno de los cuadros se desata la típica pelea de cantina. Durante este episodio, el reconocido baterista Fidel Minda interpreta un solo de percusión para dibujar la furia con una gran descarga de emociones.

Mientras que en otra escena, Pancho Arias –quien actúa en la novela Sharon, la hechicera– interviene con el tema “Yo te amo”, de Sandro.

Cantina no tiene un concepto escenográfico porque sus mentores dicen ser manipuladores en escena. Ni tampoco de vestuario por lo cual visten con colores neutrales, entre negros y grises para destacar las situaciones. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: