Artistas del país, descontentos con política cultural

- 19 de junio de 2019 - 00:00
La marcha recorrió la sede del MCyP, la de IFAC, la Casona-CCE y el Pabellón de las Artes hacia el Centro Histórico.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

Los manifestantes incluyeron la formación de públicos en sus pedidos a las autoridades. Eso permitiría que su trabajo sea sostenible y deje de depender de incentivos.

Más de un centenar de artistas dejaron de ensayar y crear sus obras para manifestarse en la capital. En la calle Cristóbal Colón, un policía pidió a los participantes que se apostaran en las aceras del Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP), pero el grupo fue creciendo y, como estaba programado, tomó la avenida Río Amazonas.

Los actores, dramaturgos, músicos, zanqueros, clowns, titiriteros, pintores, escultores, escritores y gestores culturales presentes habían asistido a la convocatoria que la Red de Espacios Escénicos Independientes (RED) nombró “Zapateada nacional por las artes y la cultura”.

Todo mientras aún se espera el decreto ejecutivo para el cambio de Ministro del ramo. A dos años y medio de la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura (LOC) en la Asamblea Nacional.

Mientras, un par de manifestantes sostenía un cartel con la frase “Menos burocracia cultural”. Ellos encabezan la Red entregaban un pliego de peticiones por escrito en el MCyP, luego de haber conformado una asamblea.

Entre las exigencias del documento consta que “se haga una revisión profunda de los perfiles de autoridades que no son las ideales para los puestos claves a los que han sido asignados”.

Los artistas aluden al ministro y viceministro en funciones, Raúl Pérez Torres y Gabriel Cisneros; al director del Instituto de Fomento a las Artes, Innovación y Creatividad (IFAIC), Ronald Verdesoto; al presidente de la Sede Nacional de la Casa de la Cultura (CCE), Camilo Restrepo, y al director del Núcleo Pichincha-CCE, Luis García.

Por ello el recorrido se hizo por los edificios que albergan las oficinas de los tres primeros además del Pabellón de las Artes (Núcleo, Parque El Arbolito), antes de desembocar en la Plaza del Teatro.

Interpelaron también a la Comisión de Cultura del Distrito Metropolitano de Quito, y al Secretario de Cultura del Municipio, Diego Jara.

“Funcionario que no funciona deja al público sin función”, era la consigna que levantó el actor Patricio Viteri (50 años), miembro de Asoescena (Asociación de Artistas Escénicos Profesionales del Ecuador). “La demanda es que los funcionarios que van a ser autoridades culturales estén mejor capacitados”, explicó.

La Red es dirigida por el artista Javier Cevallos −que integra el colectivo Quito Eterno− y tres vocales. Otra de las exigencias es que se aplique la LOC unificando el Sistema Nacional del ramo y “que se prohíba el uso de recursos públicos de cultura para eventos masivos de entretenimiento comercial”.

Seguridad social como anhelo
Hasta marzo de este año, 15.948 usuarios se inscribieron en el Registro Único de Artistas y Gestores Culturales (RUAC), vigente por mandato legal y que serviría como herramienta para la afiliación de los creadores a la Seguridad Social con condiciones óptimas para su trabajo.

La actriz Pilar Olmedo (66), con más de cuatro décadas sobre las tablas, consta en el RUAC, pero asegura que no ha visto beneficios concretos en este. “Exigimos que el sector artístico disponga de los fondos que merece por derecho, de manera justa”.

Olmedo tiene dos hijos artistas, el músico Rubén Alvear y la bailarina Belén Alvear. Esta última integra el Ballet Ecuatoriano de Cámara, que cuenta con un seguro, y Rubén tiene mejores condiciones laborales en el extranjero.

Otro de los manifestantes, el músico Francisco Valdivieso (31), no está en el RUAC. Sus colegas le recomendaron que se registre y aplique a un fondo para hacer un show en Loja, pero mantiene sus dudas sobre su eficiencia. (I) 

Marcha

Mayoría de teatreros

En la marcha hubo una presencia mayor de artistas escénicos, como Sofía Domínguez (32) del colectivo Zuli Teatro en Resistencia. Coincide con otros artistas en que el RUAC no representa mayor ventaja que ser requisito para concursos.

31 meses han transcurrido desde la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura, que tomó 10 años de trámite.

Otra propuesta concreta

La Red propone que se contrate a “productoras autoorganizadas y que se ponga un techo de 10% de ganancia para las productoras de los grandes eventos” financiados por el Estado.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: