Triplete de artistas exponen en No Lugar

- 21 de agosto de 2018 - 00:00
Juanca Vargas (Guayaquil, 1992) presenta el proyecto Tapes\N Tapes-Untapped, que propone una videoinstalación basada en la descomposición de videocasetes.
Fotos: cortesía de No Lugar

El guayaquileño Juanca Vargas, el quiteño Esteban Pérez y el lojano Mauricio Cruz presentan sus obras en el espacio ubicado en La Tola.

Tres artistas de diferentes ciudades presentan sus más recientes trabajos en el espacio expositivo No Lugar, ubicado en La Tola. Denominada Tripleta, la muestra incluye obras en pintura, instalación fotografía, video y objetos.

El artista visual Juanca Vargas (Guayaquil, 1992), quien es integrante del colectivo Chivox y cofundador del  espacio cultural Violenta, situado en el sur de Guayaquil, llega a Quito con Tapes\N Tapes-Untapped, proyecto que propone una videoinstalación basada en la descomposición de videocasetes.

Utilizando un proyector digital, el artista amplía mediante un efecto lumínico distintas imágenes recopiladas por él mismo y, así, invade y se apropia del espacio expositivo. De esa forma, Vargas manifiesta la energía desbordada de un error premeditado. Las imágenes y contenidos de los videos, que provienen de películas clásicas o documentos encontrados, se hacen visibles en momentos azarosos.

Esteban Pérez (Quito, 1992) expone Objeto encontrado, propuesta que explora los límites y posibilidades de una pintura que se revela intensa en sus colores.

“La propuesta hace un comentario hacia la videocultura desechable que azotó a nuestro territorio a finales de 1990 e inicios de 2000, desde prácticas como la piratería”, precisa un texto de No Lugar.

Objeto encontrado, en cambio, es la propuesta del artista visual Esteban Pérez (Quito, 1992), quien ha hecho estudios de arquitectura en Alemania y Ecuador, hasta que se especializó en artes.

Su propuesta explora los límites y posibilidades de la pintura mediante la creación de obras expresivas con colores intensos, en las que resalta una realidad exagerada, la cual converge en la abstracción e incorpora, ocasionalmente, elementos figurativos y objetos.

El artista lojano Mauricio Cruz Reyes expone Voyeur, proyecto compuesto por una serie de objetos que invocan al espectador a mirar a través de ellos.   

Las piezas que integran el proyecto se han generado desde un ejercicio de encuentros con objetos cotidianos (madera, latas, ramas, juguetes, dinero, entre otros) para resignificarlos.

Al recolectarlos e intervenirlos, “el artista genera un proceso intuitivo, acelerado, incluso autómata que va acompañado de recursos, como dibujo, action painting y collage, provocando una suerte de caos organizado”.

El artista lojano Mauricio Cruz Reyes expone Voyeur, un proyecto que trabaja con una serie de objetos que invocan al espectador a mirar a través de ellos, como un fisgón. Utilizando una serie de artilugios que pretenden activar la visión del espectador, Cruz se plantea transformar el contenido de estas piezas en un reflejo de conciencia.

Las piezas que componen esta propuesta invitan a la curiosidad, además de inmiscuirse en la intimidad del otro y de sí mismo desde la introspección. Algunos objetos se repiten en forma y color, sin embargo, desde su interior, “se descubren reflejos, textos e imágenes diversas de tipo erótico en donde formas humanas y autorretratos desprenden una autoconciencia de lo que se mira, traduciéndolo en deseo, vergüenza o interrogantes”.

Pancho Suárez, director de No Lugar, señala que “Mauricio trabaja desde las posibilidades expandidas de la fotografía, cuyo formato se relaciona con el trabajo en fotografía y video que hace Juanca, quien a su vez juega con la cuestión del azar y se vincula con la propuesta de Esteban, quien indaga en lo cotidiano y en sus encuentros con ciertos objetos”.

Tripleta estará abierta hasta el próximo 5 de septiembre y tendrá varias actividades paralelas a la exposición, como visitas guiadas y conversatorio de clausura.

Juan Vargas, además de su muestra en No Lugar, también exhibe paralelamente en la galería quiteña Khôra la exposición Ecos Espaciales. 

Sobre este trabajo, que surge a partir de las derivas espaciales de Vargas, el artista ha dicho: “Habitamos espacios. Transitamos espacios. Contemplo compulsivamente lo que ocurre en ellos. Me aferro a uno y lo represento hasta el cansancio. Traslado un espacio a otro espacio, un contenedor a otro contenedor. Lo reproduzco haciendo ecos, loops invasivos. A veces trabajo usando mis memorias de un espacio, a veces me apropio de las memorias dejadas por otros y, en ese ejercicio de repeticiones, trato de hacer tangibles y traer al presente ciertos tránsitos, ciertas experiencias o impresiones fugaces”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: