Jorge Vargas toma lo fantástico de lo cotidiano

- 23 de mayo de 2018 - 00:00
El autor reside en el Oriente, donde trabaja. Es ingeniero en alimentos, pero ya no considera que la escritura sea solo un hobby.
Fotos: cortesía del autor

La Casa de la Cultura Benjamín Carrión publicó “Las cosas que no decimos”, en su colección Luz Lateral. En este libro el autor reúne 10 historias.

Jorge Vargas Chavarría (1992) presentó en marzo su segundo libro de relatos, “Las cosas que no decimos”. Un año antes publicó “Aquí empieza lo extraño”. En su último trabajo se aleja un poco de la narración fantástica con la que pensó su primera autopublicación a los 17 años y que lanzó en 2017.

Esta vez lleva a sus personajes a terrenos sórdidos, caóticos y a veces inverosímiles, aunque siempre son reales. Este libro, que contiene 10 cuentos, es el tercero que publica la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión en su colección Luz Lateral. 

“Jorge Vargas Chavarría nos entrega cuentos que podrían ser episodios de Black Mirror o de American Horror Story. La soledad y la tecnología, el miedo y el amor, la violencia y la locura, lo fantástico y lo real se conectan aquí para formar verdaderas narrativas de lo humano”, dice sobre el trabajo la escritora Mónica Ojeda.

Para el autor Nicolás Esparza, “Las cosas que no decimos” se construye a partir de la enunciación y los silencios. “La palabra es lo que otorga existencia, legitimidad, reproducibilidad de lo que no se quiere nombrar. Enmarcados en el extrañamiento, los cuentos de Vargas se aprovechan de la volubilidad de las pasiones humanas para desentrañar la vulnerabilidad del lector”. 

Los personajes de este libro no tienen, en su mayoría, nacionalidad, están solos en medio de una situación desesperante, casi siempre inusual. Como en Toys, donde la protagonista está en Tokio bajo la advertencia de que “si respetas las reglas eres un buen japonés”. Vargas toma circunstancias impensables en un contexto local como aquello de que en ese país existen ejecutivos que les pagan a chicas para que los dejen dormir en sus piernas, en el centro de la ciudad. “No es nada fantástico, lo tomé para contarlo”, dice Vargas.

En el cuento Rabia, la historia se centra en una ciudadela en la que llegan delincuentes a robarse cosas del lugar. La gente se harta y quiere matar a los ladrones uno por uno. “Hay una situación de encierro, cómo empiezan a desconfiar de ellos, cómo esta familia empieza a quedarse sola porque la delincuencia se toma el barrio”, dice el autor. 

Vargas inició esta serie de relatos luego de la publicación de “Aquí empieza lo extraño”. Quería abordar la soledad en relatos en los cuales “los elementos fantásticos son evidentes o están implícitos en la historia, suceden cosas surrealistas. Aquí, no te puedo asegurar que hay cuentos fantásticos, pero hay historias que resultan tan insólitas o extrañas que se perciben como tal, pero no lo son, nada está fuera de la realidad”, dice el autor.

Su objetivo narrativo era que lo fantástico sea menos explícito y más apegado a lo cotidiano. “Yo quería abordar estos silencios que tienen que ver con el cuidado, el miedo”, asegura Vargas.

Este libro está disponible en Librerías Española, Lobolunar, Casa Morada y Rayuela, en Quito. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: