La cultura waorani ya tiene su lugar en Quito

- 08 de julio de 2018 - 00:00
Las mujeres waorani mientras realizan cantos y danzas tradicionales para los asistentes. A la par elaboran sus productos para resaltar su identidad.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

La asociación de mujeres de la nacionalidad amazónica elaboran y venden sus productos en la Galería Artesanal Mitad del Mundo, en La Mariscal.

Cuenta Manuela Omari Ima, de nacionalidad waorani en Ecuador, que cuando viajó a Estados Unidos un funcionario en el aeropuerto la detuvo un rato solo para decirle una frase sorpresa: “No entiendo su vestimenta autóctona”.

Manuela lucía las plumas de huacamayo en su cabeza y accesorios naturales.

La reacción de Manuela fue sencilla: “Es mi vestido, pero yo tampoco comprendo su ropa, ¿por qué tiene camisa y corbata?”.  
La respuesta motivó la risa del funcionario, y la mujer continuó sin problemas.

Manuela es orgullosa de su identidad cultural, y es parte de la Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía ecuatoriana (Amwae)  que elaboran artesanías.   

Son 400 mujeres que se encuentran en la provincia de Pastaza, Napo y Orellana. Entre todas elaboran artículos como pulseras, hamacas, cerbatanas, shigras y  otros productos para comercializarlos.

La labor la realizan con materias primas de la selva (tallos, semillas, hojas) y con esfuerzo abrieron su primera tienda en Puyo, en la provincia de Pastaza.

“Vivimos en territorio waorani, trabajamos desde hace cinco años, lo hacemos para ayudarnos”, manifestó Manuela.  

La iniciativa cosechó frutos, por lo que ya encontraron un lugar adicional para vender sus productos. Está en la Galería Artesanal Mitad del Mundo, ubicada en el sector La Mariscal, al centro norte de Quito.

Waponi Café

Los productos de las mujeres waorani están en Waponi Café dentro de la galería Mitad del Mundo.

Manuela Orami afirmó que las mujeres de su comunidad tuvieron que aprender a elaborar las artesanías por la necesidad de subsistencia. “Cuando llegaron las petroleras, algunas cosas cambiaron, los hombres ya no iban a cazar”, recordó.

De ese modo se agruparon para aprender el oficio. Y Manuela Orami es una de las instructoras principales. Con las ventas, las mujeres waorani se ayudan para la educación de sus hijos.

Una característica de los productos es que no son producidos en serie. “Cada uno es único, se toman su tiempo, por eso hay que valorarlos”, dijo Patty Moreno, administradora del Waponi.

Ella y su hijo Daniel Terán son quienes apoyan a la Amwae en la venta de los productos en el café Waponi, pues conocen a la comunidad desde hace muchos años. “Manuela  le puso el nombre al lugar, ‘Waponi’,  significa bueno”, reveló Patty.

Para Daniel Terán, de 24 años, y también músico, la iniciativa de Amwae le parece importante. “No es el sistema tradicional de venta, con esto apoyamos el arte independiente de la asociación”.  

Daniel enfatiza que el proyecto de Amwae va de acuerdo a su filosofía de amor a la naturaleza y conservación ambiental. “Es un proyecto que les permite conseguir ingresos por sus ventas. Ellas vienen, se reúnen y trabajan”.    

Las mujeres waorani no solo venden, también cantan y danzan mientras elaboran sus productos. Y más de un turista en la galería se anima a acompañarlas.

Hay que destacar que las mujeres de Amwae realizan un largo viaje desde sus territorios a la capital. Puede durar un día entero. Primero para llegar en canoa al Puyo. Y luego a Quito, en bus.   

Galería Mitad del Mundo

La galería reúne a exponentes de la cultura nacional con una exposición de chocolates ecuatorianos, sombreros de paja toquilla, artículos de cuero, esencias naturales, orfebrería, joyería creada con piedras preciosas, textiles y semillas obtenidas de la densa selva, cuadros, retratos, pinturas y accesorios artesanales.

Para José Alejandro Balseca, de la directiva de la Galería Mitad del Mundo, “es un espacio que nació con el objetivo de desarrollar la actividad turística y cultural de diferentes nacionalidades dentro de la capital. Además de convertirse en un potenciador económico para artesanos locales”.  

El sitio cuenta con una réplica del monumento “Mitad del mundo”, un mural del Inti Raymi que representa la fiesta de los Andes, y retratos de personajes históricos como Don Evaristo y el casi extinto Ponchero.

El ambiente es animado con melodías andinas. De este modo, una muestra de la  nacionalidad waorani ya está en Quito. (I)  

Daniel Terán (izq) y Manuela Omari Ima, en el interior de la cafetería Waponi, de la Galería Mitad del Mundo, ubicada en La Mariscal de Quito.  Daniel Terán (izq) y Manuela Omari Ima, en el interior de la cafetería Waponi, de la Galería Mitad del Mundo, ubicada en La Mariscal de Quito. Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: