El Señor de Girón, una imagen que es venerada por más de cien años

- 27 de octubre de 2019 - 09:03
La imagen del Señor de Girón, conocido también como el “Señor de las Aguas”, permanece en la iglesia principal del cantón azuayo. Es venerada todos los años con fiestas que se extienden durante largas semanas.
Fotos: Fernando Machado / ET

La fiesta en homenaje a la efigie dura siete semanas. Los priostes por lo general llegan desde EE.UU. e invierten grandes sumas de dinero para celebrar el acontecimiento. Más de 10 personajes son parte de la conmemoración.

Es pasado el mediodía y el movimiento en el cantón Girón, provincia de Azuay, se asemeja a un día de fiesta o un fin de semana.

Las calles están llenas de transeúntes, los sitios de comida prestos para atender a los clientes, mientras alrededor de la iglesia, la explosión de cohetes (pirotecnia) y música, llaman la atención de los visitantes.

La banda de Pueblo de “Luis Pauta”, fue la primera en llegar y ponerse al pie de la iglesia matriz de este cantón. José Villa y María Romero, Altareros (que adornan el altar donde descansa la imagen) caminaban por el parque llevando dos lámparas, a su lado iban sus hijos.

“Estoy llegando para acompañar al Señor de Girón en la caminata”, dijo. Vestían de color morado, se habían mandado a confeccionar ropa especialmente para esta fecha. Villa, con su familia llegó desde Nueva York para estar en estas festividades.

Al interior de la iglesia, muy adornada, Florencia Campoverde estaba sentada mirando el crucifijo del Señor de Girón, que para muchos es considerado “milagroso”. “Siempre vengo a la iglesia para pedir por mis hijos que no están acá, para que no les pase nada” indicó la mujer que aparenta tener alrededor de 75 años.

Unas 35 platilleras comienzan a llegar, muy bien uniformadas, sin descuidar sus raíces, es decir, visten de pollera, blusa, un chal y sombrero de paja toquilla. Serán las encargadas de hacer una corte para la procesión del Señor de Girón.

Salvador Arévalo, antes de la procesión arenga a los priostes y acompañantes para que en todo evento sean puntuales, “si decimos a tal hora vamos a salir, a tal hora debemos comenzar”, indica y pide que todos caminen con fe y devoción, “para que Dios y la Virgen María cuide de todos nosotros”, indica.

Las platilleras son personas que de manera voluntaria acompañan la imagen haciendo una especie de corte (foto).

La procesión recorre parte del cantón, e inmediatamente toman la vía al cantón San Fernando. Todo es pendiente y lejos va quedando la pequeña ciudad, pero nadie dice que está cansado.

“Vamos a recorrer unas tres horas más”, indica un joven de unos 21 años que junto a otro de su edad revientan los llamados “cohetes”. Llevan 90 explosivos y cada 500 metros usan algunos para que sepan que el Señor de Girón está en camino hasta la comunidad Cauquil Alto.

Entre los caminantes avanza José Cabrera, de 67 años, padre del prioste principal, Marco Cabrera. El hombre llegó desde el cantón vecino Nabón y a más de ser un devoto del Señor de Girón fue a acompañar a su hijo que llegó desde Estados Unidos con su familia para presidir los festejos.

“Mi hijo regresa a los 18 años a estas tierras, su esposa es de Cauquil y por eso los nombraron priostes”, dijo Cabrera, que no mostraba signos de cansancio.

Mientras se dialoga, el movimiento de gente y la música interrumpe la caminata. Eran otros priostes del Señor de Girón que también preparaban la comida para el festejo el día siguiente.

Los músicos son la parte esencial en las procesiones y en la fiesta del “Señor de Girón”, ellos ponen el ritmo para los grandes festejos (foto).

En cuatro pailas grandes se hacía un sabroso dulce de leche y a un costado un grupo de personas preparaban 30 cuyes que debían ser asados para compartir con los visitantes en la noche.

“Somos más de 20 personas las que estamos trabajando y preparando la comida, son personas que voluntariamente nos han venido a acompañar”, dijo María Piedra, madre del prioste del festejo.

Si bien los priostes no quieren revelar el monto que invierten en la fiesta, sus acompañantes creen que los mismos van desde $5.000 y en ciertos casos pasan de los $20.000. “Ahora los priostes traen artistas ecuatorianos de renombre, buenos escenarios, comida, regalos”, indica José Pauta, integrante y director de la banda de pueblo, “Luis Pauta de Girón”.

La caminata con el Señor de Girón terminó a las 19:15, cuando llegaron al sector de Cauquil, donde fuegos artificiales son lanzados al cielo y luego hay una misa en honor a la imagen.

Posteriormente se brindó una merienda comunitaria (caldo de res y arroz con carne) y se organizó un baile que se prolongó hasta la medianoche. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: