Por hablar en tono bajo, su reclamo no fue creíble en la metro

- 19 de agosto de 2019 - 00:00
Foto: Wellington Molina / El Telégrafo

En un bus articulado de la metrovía de la estación Bastión Popular, que se dirige al centro de Guayaquil, el chofer anuncia la siguiente parada y recuerda a los pasajeros tomar precaución y cuidar sus pertenencias.

Poco a poco ingresan más pasajeros y se torna difícil moverse dentro del congestionado automotor. Quienes van de pie se chocan las miradas; uno se coloca detrás del otro e intenta sostenerse o sujetarse de donde se puede.

Una jovencita, de 20 años de edad aproximadamente, va sentada en uno de los asientos con dirección hacia el pasillo. La joven siente que un hombre coloca su órgano sexual en su hombro. La primera vez cree que no es a propósito, pero luego el acercamiento es constante.

La joven queda en estado de shock, no sabe cómo actuar, qué hacer, cómo reclamar. La impotencia es grande y la vergüenza extrema. Hasta que se llena de fuerzas, pero de forma titubeante reclama al sujeto y le dice: “¡Hey!, ¿qué está haciendo?”. El hombre, mayor a ella, le responde en tono molesto y desafiante: “Nada, ¿qué voy a estar haciendo?”.

Ella con voz delicada le reclama: “¡Me está poniendo su miembro! en el hombro”.

El sujeto la califica como una loca, la objeta y le dice que es su bolso con lo que se ha tocado. Mientras la chica asegura que el tipo la ha estado morboseando y que incluso sacó su órgano y se lo puso en el hombro.

Pero la forma como ella hizo el reclamo y el tono bajo de su voz no causó impacto entre los pasajeros; nadie le creyó. El sujeto aprovechó y se bajó en la siguiente parada. De inmediato, la chica comenzó a llorar y nadie, ni los hombres ni las mujeres la defendieron.

Ante esta situación, ¿cómo debió actuar la joven para que su reclamo fuera creíble y recibiera apoyo de la gente? ¿O es acaso que quien más grita e insulta tiene la razón? Estas historias ocurren a diario en el transporte masivo de Guayaquil. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: