El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Leone y su "western" italiano tuvo un breve renacimiento en el cine foro

La Casa de la Cultura, núcleo del Guayas, proyectó en días pasados la cinta El bueno, el malo y el feo. Una película que en la década del 60 no tuvo mayor acogida, pero que ahora es considerada una obra de culto por los cinéfilos.
01 de septiembre de 2019 00:00

Es miércoles, exactamente las seis de la tarde. Justo la hora  en que en el cielo de Guayaquil se dibujan las arreboladas por el sol que languidece. En la puerta del edificio de la Casa de la Cultura, núcleo del Guayas, grupos de personas de toda edad (la mayoría supera los 40 años) pregunta dónde queda el cine de la institución.

Se los nota ávidos, impacientes. Eso se debe a que una semana antes ya se anunciaba un ciclo de cine foro en redes sociales. La película a proyectarse -y que al finalizar será tema de análisis- es El bueno, el malo y el feo, un western italiano del año 1966, dirigido por el fallecido Sergio Leone y que, para quienes gustan de este género, es una obra de culto.

La sala está a mitad de su capacidad y todo se encuentra listo para la función. Unos susurros interrumpen el silencio. Empieza la proyección con el tema clásico del mismo nombre de la película compuesto por el italiano Ennio Morricone:  el silbido, el sonido de una ocarina y un aullido son el abreboca.

De allí, la narrativa de la cinta: en los minutos iniciales la ausencia de diálogos se alternan con primerísimos primeros planos de villanos con rostros adustos, y paisajes panorámicos, que sumergen al espectador en la trama.

La historia toma fuerza y el objetivo se comprende claramente: tres individuos (los protagonistas, un joven Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Elli Wallach) llevados por la codicia se enfrentan entre sí, aunque en ocasiones se ven obligados a aliarse por conveniencia, para llegar al anhelado oro enterrado en un abandonado cementerio.

La trama central está matizada por la guerra de secesión de Estados Unidos. Los espectadores ya tienen claro el argumento; el ritmo de la película es ágil, acelerado y vertiginoso.

Unos aplauden determinadas escenas, como aquella en que el bueno (Clint Eastwood identificado como Blondie) salva de la horca a Tuco (El  malo), o para reír, cuando este último se persigna cada vez que mata a un villano que lo persigue.

La tensión sube en la sala casi en la última parte de la película. Y son en dos momentos específicos que luego serán el tema central del foro:  cuando Tuco llega al cementerio y busca la tumba donde supuestamente está oculto el oro; y la del duelo final entre los tres personajes.

Omar Bohórquez, quien dirige el foro, ofrece información adicional: que no se realizó en Estados Unidos, sino en España por sus costos, que la cinta significó el cierre de la llamada Trilogía del dólar (antes, Leone filmó Por un puñado de dólares y La muerte tenía un precio) y que en las tres su protagonista fue Clint Eastwood.

Ya en el análisis, Raúl Morán, acompañado de su esposa, comenta que vio la cinta años atrás, pero que nunca se había fijado en detalles como la perfecta combinación de la historia con la música de Morricone.

Y ese es el aspecto que resaltan los asistentes; la escena del duelo final dura cerca de 7 minutos, con el cementerio de Sad Hill como escenario de fondo.

Los tres ambiciosos personajes se miran fijamente. Sus rostros impertérritos esperan matarse por el oro. Esto se conjuga con el tema musical Il Triello, en un clímax que contagia al espectador.

Pero Beatriz Silva, otra asistente, resalta la escena donde Tuco busca la tumba. “Me impresionó esa parte en que el personaje corre entre las cruces y sepulcros mientras se escuchaba la música (El éxtasis del oro).

El tema,  combinado con la aguda voz de la soprano Edda Dell’Orso, es tan frenético, que encaja a la perfección con la escena en que el bandolero corre  desesperado entre las tumbas, para hallar aquella donde supuestamente están los 200.000 dólares ocultos.

Bohórquez agradece al público y anuncia para la siguiente semana: El ladrón de bicicletas. No sin  antes manifestar que gracias al cine foro se redescubrió a Sergio Leone, como un paradigma del western italiano. (I) 

Te recomendamos

Las más leídas