Las revistas con viagra eran rentables y muy llamativas

- 21 de agosto de 2018 - 00:00
Foto: Wellington Molina / El Telégrafo

Nancy Banchón es canillita y propietaria de un puesto de venta de periódicos, caramelos, cigarrillos y recargas celulares, ubicado en los exteriores del Parque Industrial California en el sector PECA, km 12,5 de la vía a Daule.

Esta mujer, de 34 años, lleva 15 dedicados a esta actividad. Desde muy temprano sostiene el periódico en sus manos para mostrar las últimas noticias a los transeúntes. Siempre viste un abrigo de lana para protegerse del frío y para el sol del mediodía se refugia en una carpa de colores.

La joven es sencilla y muy carismática; siempre está atenta y sonriente. Generalmente los lectores entran en confianza y comparten con ella sus problemas, anécdotas o vivencias del día.

Recuerda que hace algunos años vendía una revista para hombres con contenido erótico. No recuerda la editorial, pero sí rememora que esta venía acompañada con una pastilla azul, la cual era muy demandada “por los machos”, dice.

“Los hombres las compraban por el viagra. Muchas veces preguntaban ¿cómo tomarla? Yo hacía las veces de doctora; les decía que se tomen la mitad, porque si la tomaban entera, les podría dar un patatús”, sonríe.

Contó que aquellas ventas eran muy rentables y la mercadería se terminaba rápido y enseguida pedía más. “Ellos me decían que las llevaban más por el viagra ya que les daba vergüenza adquirirla en las farmacias”.

Banchón comentó que el público no solo era adulto, también había jóvenes; chicos desde los 18 años que la adquirían para experimentar más potencia en su actividad sexual. Aunque, reveló la joven, había quienes tenían problemas de erección, eyaculación precoz o disfunción eréctil. “En muchas ocasiones los chicos me preguntaban si vendía preservativos, porque hasta eso les daba vergüenza comprar”.

La revista dejó de circular repentinamente, pero de vez en cuando algún amante aún pregunta por ella. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: