Crónicas a pie

Salida internacional, el área testigo de la alegría y la tristeza

- 08 de febrero de 2018 - 00:00

El ambiente en el área de salida internacional del aeropuerto José Joaquín de Olmedo siempre es una caja de sentimientos encontrados.

Risas y abrazos al recibir a algún familiar o amigo, y lágrimas al despedirlo. El momento queda plasmado en los celulares. Un niño de 10 años, Jesús, mira el panorama y extrañado le pregunta a su mamá: ¿por qué la gente llora? Ella, Graciela, le responde: “porque da mucha pena cuando alguien se va”.

La mujer está consciente de que pronto su pequeño hijo experimentará ese mismo sentimiento al despedir a su abuelo Manuel, quien retornará a la tierra que lo acogió desde el 2000, Madrid.

El trajinar de los turistas que se van invade el área de preembarque, donde se mezclan idiomas como el español, mandarín, inglés y portugués, en ese día.

El chequeo de las maletas se torna tedioso, pues Manuel, el abuelo de Jesús, ha regalado su ropa y la ha reemplazado por mangos, grosellas, ciruelas, las llamadas ‘carambolas’ (grosellas chinas), especies que no se encuentran allá o que “no saben igual”. Las maletas tuvieron exceso de peso, sobre todo por los mangos que parecían de exportación.

El momento de la despedida se acerca. Graciela le pone en la mano a su padre, Manuel, un llavero que dice: ‘Guayaquil’, con los colores de la bandera. Él lo mira, lo aprieta y lo guarda sigilosamente en su bolsillo. Sus ojos se entristecen.

Manuel decide ingresar a la zona de preembarque antes de tiempo, no quiere que ese momento tan triste se perennice. Abraza a su nieto Jesús, quien derrama algunas lágrimas, para entonces ya ha comprendido por qué la gente llora. En esa área, las lágrimas y las risas se conjugan en un sentimiento que se resume en amor y nostalgia. Graciela le dice a Jesús que no llore, que no es bueno despedir con llanto al que viaja.

Manuel le asegura a su nieto que la próxima vez se quedará definitivamente. Es lunes 5 de febrero, 19:00. En Guayaquil llueve torrencialmente. El avión de Manuel surcó el cielo a las 20:10. (I)

Silvia Murillo
Editora

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: