Los "caza muertos", servicios funerarios 24/7, todo el año

- 10 de mayo de 2018 - 00:00

El último domingo, la familia de Jefferson lloraba su muerte en manos de la delincuencia, en el bloque 6 de Flor de Bastión, noroeste de Guayaquil. A 14 kilómetros de distancia, su padre y una tía materna, desconsolados se encontraban en los exteriores del Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses de Guayaquil.

Los rostros de ambos denotaban cansancio y aflicción, acompañados del fastidio, ante lo que consideraban, molestosos trámites para sacar y sepultar el cadáver. Junto con ellos se encontraban tres personas más que no eran familiares. Se trataba de los “enganchadores”, “dependientes”, “empleados” o popularmente conocidos como los “caza muertos” de las tres funerarias que comúnmente brindan los servicios exequiales en la morgue de la Policía Nacional en la urbe porteña. Estos hombres, también de rostros cansados, pasan 24/7 todo el año en la búsqueda de clientes que hayan perdido un familiar por causas violentas.

Ni el ardiente sol, ni la lluvia, ni el polvo, ni el cansancio los aparta de la calle, del portal, de la vereda, del redondel cercano al anfiteatro, situado en la intersección de las avenidas José Rodríguez Bonín y Barcelona, en las entrañas del suburbio oeste porteño, junto al puente Portete. Entre los “caza muertos” se encuentra Filipino, de 58 años. Él, un hombre bajo de estatura, robusto y con un gran abdomen, lleva 40 años “vendiendo cajas para muertos, cofres mortuorios, ataúdes o como los quieran llamar”.  Los precios que ofrece van desde los $ 360, $ 390, $ 480, $ 750, $ 900 y $ 1.500.

Los valores incluyen pompas y cortinaje, embalsamamiento, transporte y trámites. “Por esos precios el familiar no tiene que mover un dedo para velar y sepultar a su ser querido”. Los dos primeros costos incluyen sarcófagos elaborados con lata sencilla y los cuatro últimos hechos con madera española, colombiana con diferentes diseños, según el gusto y la capacidad económica de los deudos. Si el difunto debe ser trasladado fuera de la ciudad, el valor del flete se ubica entre $ 50 en cantones cercanos y $ 150 si es fuera de la provincia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: