El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.4/Dic/2020

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Yo me llamo “Paola Ugaz”

16 de octubre 00:00

Yo también, soy “Paola Ugaz”

En estos tiempos de exterminio de la política, hacer periodismo de investigación es una actividad quimérica. Experta en quimeras y de presiones de todo tipo sabe, y mucho, Paola Ugaz, periodista peruana, quien junto a Pedro Salinas publicó el libro “Mitad monjes, mitad soldados”, donde probaron los abusos físicos, sexuales de los miembros del Sodalicio, una organización católica que funcionó en el Perú. Eso fue en el 2015. Desde entonces, no dejó de sufrir todo tipo de denuncias judiciales y todo tipo de difamaciones a través de lo que allí se conoce como “la prensa chicha”, desde los tiempos de la banda que lideraban Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.

Ugaz no se amilanó. Siguió escribiendo otro libro sobre el financiamiento y la estructura organizativa del Sodalicio y respiró cuando la Justicia dejó sin efecto la demanda del arzobispo de Piura, monseñor José Antonio Eguren. Ahora la difamación llega en letras de molde por parte del montesinismo residual, atacándola con el año que Ugaz trabajó en la administración pública. Y allí está Paola, esposa de otro periodista y madre de dos hijos, defendiéndose con la única arma que tiene en su poder: el archivo de su trabajo y su profesionalismo, el que junto a un grupo de colegas conocemos como nadie.

Hoy cuando la profesión sufre por exceso de banalidad y está secuestrada por el poder económico, cuando las difamaciones se disfrazan de investigaciones periodísticas  en gran parte de los casos, hay que luchar y mucho para que la quimera de llegar a la verdad, tenga sentido. Y Ugaz lucha. Y en esa lucha estamos los que atravesaron la investigación periodística como disciplina. Un trabajo para el que no necesitamos juramento deontológico como los médicos por ejemplo, porque renovamos el compromiso con la sociedad en cada minuto. A esa “raza” pertenece Paola. En esa “raza” me reconozco, como utópicos incansables.

Por eso mientras ella esté allí, batallando por la verdad y enfrentando a los corruptos de toda la laya, yo, yo me llamo “Paola Ugaz”.