Es necesario saber la verdad

- 03 de diciembre de 2019 - 00:00

La mitología se nutre de fantasías y de medias verdades; por ello, a lo largo de la historia de los pueblos y naciones, es necesario conocer la verdad. Para ello se debe investigar, recoger versiones, mirar los diferentes lados del prisma, lo que permite una reconstrucción veraz de los hechos ocurridos en determinado período.

La necesidad de conocer la verdad está enmarcada en el compromiso que tenemos o debemos tener para con lo que realmente acontece, así como también en la comprensión de los hechos y en la urgencia de no repetir los errores.

Cuando en un país como Ecuador, pacífico por naturaleza, se registran acciones de violencia inusitadas, es más necesario que nunca el que se clarifiquen los hechos, el que se conozcan las causas que los motivaron, así como también que se sepa quiénes están detrás de las acciones violentas.

Si, además de las situaciones de violencia, se tienen víctimas mortales que lamentar, así como heridos y afectados por las acciones o inacciones, es más importante todavía el que haya claridad y se eviten las especulaciones, las zonas oscuras que pueden llevar a conclusiones equivocadas.

Son normalmente las autoridades quienes tienen a su cargo los procesos de investigación; por excepción se constituyen comisiones que ayudan a dar claridad y luces a los temas que se quieren conocer con mayor precisión, pero la responsabilidad de todos los procesos, así como las sanciones, si es del caso, sigue siendo de las autoridades competentes.

Los pueblos, los países, no pueden vivir al margen de la verdad. El autoengaño es peligroso, en él florecen los intereses ocultos, la falta de aplicación de la justicia, la impunidad que corroe a las sociedades y las vuelve impasibles ante la corrupción y ante la extensión de la violencia. (O)