El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.19/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

Vamos a votar

03 de febrero de 2021 00:00

El 7 de febrero próximo tenemos un compromiso cívico con nuestro país y, es necesario que por el futuro de las próximas generaciones, vayamos a votar y a votar bien En estos últimos 60 años, no he visto en ningún momento la encrucijada por la que Ecuador está pasando.

Un país destrozado económicamente, altos funcionarios condenados por delitos de corrupción y prófugos de la justicia, otros en espera de sentencias y otros muy próximos a ser enjuiciados; candidatos engrilletados, candidatos enjuiciados penalmente con procesos en marcha, candidatos en libertad electoral, condenados planteando el derrocamiento del actual Presidente en base de interpretaciones jurídicas demenciales. También ofertas mentirosas como las de las vacunas  “ofrecidas” por el Presidente argentino o como la de los mil dólares a las familias pobres previa firma de un formulario también mentiroso. Es decir, la descomposición fétida de nuestro país contra la honradez y la dignidad  de un pueblo al que se ha venido engañando con bonos miserables durante la década saqueada en lugar de proporcionarles empleo.

La delincuencia organizada se está jugando todo. Tengo la seguridad de que la sensatez de un pueblo como el nuestro se impondrá sobre la estulticia de los malandros de cuello blanco. Pero aún así, si ganaran, no van a poder seguir engañándonos a los ecuatorianos. Creen que podrán ejercer su venganza, que nadie les va a reclamar  todo lo que se robaron, que van a meter las manos en la justicia y hacer lo que les viene en ganas y que se van a seguir llevando lo que puedan.

Están equivocados totalmente. No lo van a poder hacer. No tienen la menor idea de lo que son los verdaderos procesos revolucionarios. Ni tampoco lo que son los auténticos  movimientos populares enardecidos cuando despiertan del engaño y de la farsa seudo revolucionaria. Mussoline y su compañera  Clara Petacci fueron fusilados  en abril del 45  y sus cadáveres fueron exhibidos en la plaza de Loreto en Milán. Y los más cercanos Trujillo en República Dominicana baleado y muerto por  un grupo popular  y el Tachito Somoza de Nicaragua al que un comando de tres guerrilleros argentinos se lo voló a bazucasos en Asunción. La gula del dinero y del poder se paga con la vida. En Ecuador, hay un pueblo que tiene cojones y  sangre de Atahualpa,  Rumiñahui y de Alfaro y que sabrá hacer justicia reivindicativa en la Plaza Grande.   

Te recomendamos

Las más leídas