El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.24/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Oswaldo Paz y Miño

Vamos a leer juntos

15 de septiembre de 2021 10:03

He querido este día conciliar mi espíritu, brindarme un reposo, dejar de lado los temas que nos acorralan, que están en el día a día, que son esencialmente los de la podrida política que nos acompaña como se dice ahora 24/ 7, y pido espacio para crear  un paréntesis necesario para respirar tres veces y escribir hoy sobre lo que amo con inmensa pasión y hasta tengo un nombre, un alter ego conocido en el mundillo de los libros y es el de “VOCEADOR DE LECTURAS”.

Prometo y cumpliré que, en mucho esta columna, de aquí en adelante será dedicada a libros, autores, lecturas, librerías y derechos del lector.  Que sí, que tenemos derechos los que tenemos la deliciosa inclinación humanista de: Leer por placer, Leer para ser, Leer para comentar, Leer para ocupar con inteligencia el tiempo, Leer por necesidad de recordar, Leer para pecar, Leer por vivir un arte, Leer para amar en tiempos revueltos.  Escribiré para los bibliótafos, para los coleccionistas de libros, vamos para los que tenemos el vicio sagrado de comprar libros, consumirlos, subrayarlos y además nunca prestarlos, faltaba más.

De, Leer y de lecturas. Para hacer memoria de las que revisé desde el ejemplo del abuelo.  Y procurar aquello de leer por contagio, Leer para cultivar el alma, por prepararla para el fin de la historia, Leer, en cuerpo ajeno, Leer sin prisas, Leer con urgencias, Leer entre cadencias, Leer, por Leer, y  lo leído, Leer con desigual caligrafía, Leer con anárquica ortografía, Leer por amor propio, Leer por enseñar, Leer para amar, Leer por odiar, Leer por acompañarse mejor, Leer en libertad, Leer, para evadirse, Leer, en peligro, Leer para escribir. Leer porque todo pasa por Leer. Se deja de Leer, al morir. Aunque jamás se hubiese leído un libro.

Antonio Gala dice: “Leer humaniza” Paul Auster concibe “Una vida en palabras” Borges proclamó: Soy mejor lector que escritor” y “Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”.  Leer lo decía Octavio Paz, es “comulgar, sí, pero, sobre todo, es crear. Recrearse a sí mismo: contemplarse, saberse, sentirse vivo…

La lectura nos da tema, hasta para dialogar sobre libros que nunca hemos leído. Ricardo Piglia escribe sobre el privilegio de ser “El último lector” en una de sus celebres obras, y Xavi Ayen, nos da “La vuelta al mundo en 80 autores” en un tomo de diálogos fascinantes con muchos de los mejores escritores de nuestro tiempo”

Por lo dicho que se ha de tomar como sentencia ejecutoriada, pasada por autoridad de cosa juzgada, queda comprometido el oficiante que firma a proponer reseñas ensayísticas de libros que sean del gusto del que suscribe esta columna, los que no estén al gusto mío pues no se comentaran y punto, ¿ quien soy yo para criticar el trabajo literario de ningún escritor”, pero si mantendré el derecho de compartir con vosotros los libros que he comprado, compro y guardo en mi personal biblioteca. 

Leer por amor a los libros, por que ese amor, contamina a los hijos y a los nietos cuando se les lee cuento, novelas o noticias, de la lectura de los mayores nace el habito de los menores. “Leer no es ir a una guerra alguna. Es la misma página que un libro se os vuelva duro, árido o ingrato, dejadlo: no es el vuestro. El libro ha de ser cómplice, sugeridor, y susurrante. Ha de llevaros, como de la mano, el paisaje en que os encontréis -mas luminosos y más fértiles, si cabe- con la mejor imagen que habéis soñado de vosotros mismos- Con la mejor imagen de cuando aspiráis a estar rodeados, de cuanto aspiráis a conseguir”. Antonio Gala.

Queda dicho, vamos a leer juntos.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado